Chile

©ACNUR

El trabajo del ACNUR en el Sur de Sudamérica

Chile alberga a cerca de 6.000 refugiados y solicitantes de asilo. Si bien los refugiados provienen de diferentes países de América Latina, África, Asia, Europa, más del 90% de ellos son de nacionalidad colombiana.

Aproximadamente un 20% de la población de interés de ACNUR en Chile vive en el área fronteriza norte; especialmente, en las ciudades de Arica, Iquique, Calama y Antofagasta.

 Desde 1999 cuando se inició un Programa de Reasentamiento en Chile, centenares de refugiados de origen afgano, palestino, yugoslavo y colombiano han sido reasentados en el país. Recientemente, Chile ha anunciado un Programa de Reasentamiento  para 120 personas refugiadas sirias, como una forma de responsabilidad internacional ante la crisis actual de desplazamiento forzado que actualmente afecta a gran parte del mundo.

Los marcos de protección

Chile es un Estado Parte de la Convención de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados y de su Protocolo Adicional de 1967. En 2010 fue aprobada la “Ley 20.430 de Protección al Refugiado”, que establece una normativa integral para regular la protección de las personas refugiadas en el país. Entre otras cosas, incluye la definición universal y regional de refugiado, establece garantías y obligaciones de los refugiados y los solicitantes de la condición de refugiado, y define lineamientos para el otorgamiento o el rechazo de la condición de refugiado.

El Departamento de Extranjería y Migración del Ministerio del Interior y Seguridad Pública recibe las solicitudes de la condición de refugiado y analiza los casos, los que son presentados ante la Comisión de Reconocimiento, que a su vez, recomienda al Subsecretario del Interior el reconocimiento de la condición de refugiado o el rechazo de la solicitud.

El Departamento de Acción Social del Ministerio del Interior y Seguridad Pública tiene convenios con organizaciones de la sociedad civil para otorgar la asistencia humanitaria básica para los solicitantes de asilo prevista en la ley y apoyo específico para la integración local de refugiados reconocidos. Además coordina la mesa para la atención de casos vulnerables.

En enero de 2016, la Ley 20.888 redujo la edad mínima requerida para que las personas extranjeras puedan obtener la nacionalidad chilena  (de 21 a 18), y eliminó los límites de edad para los hijos de personas refugiadas, con la condición de que uno de sus padres se hayan nacionalizado.  Por otra parte, el mismo año 2016, el Congreso chileno aprobó la ley que establece la conmemoración oficial y nacional del Día Mundial del Refugiado.

Una tarea en equipo

En todos los países, el ACNUR trabaja con los refugiados, Organizaciones No Gubernamentales (ONG) y otros socios en las tareas de protección e integración. El apoyo de los gobiernos, la sociedad civil, el sector privado y otras instituciones es fundamental a la hora de facilitar la integración de las personas refugiadas.

En Chile, la agencia socia del ACNUR es la Fundación de Ayuda Social de las Iglesias Cristianas – FASIC, que presta asesoramiento, asistencia humanitaria básica y apoyo para facilitar la autosuficiencia y medios de vida sostenibles para las personas refugiadas y solicitantes de asilo.

El ACNUR también trabaja conjuntamente con la Clínica Jurídica de Migrantes y Refugiados de la Universidad Diego Portales, además de varias municipalidades solidarias, redes y foros de la sociedad civil con quienes el ACNUR colabora, proporciona asesoría y acompañamiento.

Por otra parte, la Agencia trabaja en estrecha coordinación con el Ministerio de Relaciones Exteriores, el Departamento de Extranjería y Migración del Ministerio del Interior y Seguridad Pública, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos (incluyendo el Servicio de Registro Civil e Identificación  y el Servicio Nacional de Menores), el Ministerio de la Mujer y Equidad de Género y la Comisión de Reconocimiento de la Condición de Refugiado, así como también con el resto de las Agencias que componen el Sistema de Naciones Unidas.

Uno de los ejemplos más recientes de trabajo conjunto entre el ACNUR, el Estado de Chile y la sociedad civil, es el proyecto interinstitucional “Chile Reconoce”, que tiene por objetivo identificar a más de dos mil personas (en su mayoría niños y niñas) que podrían estar en riesgo de apatridia.

ACNUR protege

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) fue establecido el 14 de diciembre de 1950 por la Asamblea General de las Naciones Unidas. La Agencia tiene el mandato de liderar y coordinar la acción internacional para proteger a los refugiados en el mundo y resolver sus problemas. Su propósito principal es el de salvaguardar los derechos y el bienestar de los refugiados. Trabaja para asegurar que cada uno pueda ejercer el derecho de solicitar asilo y encontrar refugio seguro en otro estado. El mandato del ACNUR incluye la búsqueda de soluciones duraderas, tales como la integración local en el país de asilo, la repatriación al país de origen de forma voluntaria o el reasentamiento a un tercer país. Desde 1950, la Agencia ha ayudado a más de 50 millones de personas a rehacer sus vidas. La Oficina Regional de ACNUR para el Sur de América Latina se estableció en Argentina en 1965 y la misma cubre también a Bolivia, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay.

El trabajo del ACNUR en Chile

  • Promovemos el establecimiento de procedimientos justos y eficaces de protección a través de iniciativas de fortalecimiento institucional dirigidas a reforzar las capacidades de la Comisión de Reconocimiento de la Condición de Refugiado para cumplir su mandato legal.
  • Proveemos asistencia técnica para el desarrollo o actualización de normativa, en línea con los estándares internacionales de protección de refugiados y apátridas.
  • Participamos en la Comisión de Reconocimiento y brindamos asesoramiento técnico según requerimientos de la Comisión. En este sentido, el ACNUR apoya la capacitación de nuevos funcionarios en la determinación del estatuto de refugiado y la planificación de políticas públicas.
  • Trabajamos con los funcionarios del Departamento de Extranjería y redes de protección de la sociedad civil para mejorar el acceso al territorio a los solicitantes de asilo y para prevenir casos de devolución al país de origen, capacitando a funcionarios de inmigración y fuerzas de seguridad que trabajan en áreas fronterizas del país y acompañando la labor de las redes de protección.
  • Consolidamos el Programa de Reasentamiento Solidario como una herramienta para garantizar la protección y obtener soluciones duraderas para los refugiados que no pueden encontrar protección en los primeros países de acogida.
  • Apoyamos y participamos en programas de reasentamiento de refugiados extra regionales aceptados por Chile como los refugiados palestinos ex Irak. 
  • Impulsamos y acompañamos la implementación de un programa de mujeres en riesgo para atender mujeres colombianas reasentadas en Chile así como mujeres refugiadas de distintas nacionalidades.
  • Promovemos que los refugiados y solicitantes de asilo reciban apoyo legal, psico-social y orientación acerca del mercado laboral durante el proceso de integración local desde la llegada a Chile, por medio de una red de instituciones de la sociedad civil.
  • Colaboramos con el gobierno Chileno en la implementación de programas que faciliten la integración local de los refugiados en sus comunidades. 
  • Trabajamos junto a los medios de comunicación, los formadores de opinión y la sociedad civil para ampliar la concientización sobre los temas de refugiados y promover la integración de los refugiados a la sociedad.
  • Participamos en la mesa de casos vulnerables coordinada por el Departamento de Acción Social del Ministerio del Interior promoviendo una atención desde una perspectiva, de género, edad y diversidad.
  • Participamos en la mesa intersectorial sobre la trata de personas coordinada por el Ministerio del Interior y el Servicio Nacional de la Mujer para brindar asesoría técnica y promover la incorporación de los estándares del Derecho Internacional de Refugiados en la protección de las víctimas y sobrevivientes de trata.
  • Promovemos la implementación del programa de ciudades solidarias y la firma de acuerdos con las municipalidades para comprometerlas con la acogida y el proceso de integración de refugiados y solicitantes de asilo. 

Últimas Noticias sobre el trabajo del ACNUR en Chile

Con la aprobación de esta iniciativa, ingresada a la Cámara de Diputados el pasado 12 de septiembre, Chile contribuirá a que el Sur de América Latina sea la primera región en el mundo en erradicar la apatridia.

Leer más

Según últimas cifras del Servicio de Registro Civil e Identificación de Chile, aún existen alrededor de 2.244 personas inscritas como “hijos e hijas de extranjeros transeúntes” en el país.

Leer más

El Programa de Reasentamiento de Refugiados Sirios es llevado a cabo por el Estado de Chile, la Vicaría Pastoral Social Caritas del Arzobispado de Santiago y el ACNUR. Las familias reasentadas llegarán al país en cuarto trimestre del 2017.

Leer más

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) saluda el lanzamiento del proyecto “Chile Reconoce”, mediante el cual se reconoce la nacionalidad chilena a las personas nacidas en Chile de padres o madres en situación migratoria irregular, que constituye un avance importante en el combate contra la apatridia en Chile.

Leer más