Europa

Perfil de las operaciones regionales 2016 - Europa. © ACNUR

Perfil de las operaciones regionales 2016 - Europa

Entorno de trabajo

  • En Europa se desarrolló una crisis de refugiados sin precedentes en el 2015, con el incremento de las personas que arriesgan sus vidas para cruzar el Mar Mediterráneo para alcanzar seguridad y protección.
  • Más de un millón de personas llegaron al sur de Europa con botes, con un 84% que venía de los 10 países que producen más refugiados, incluyendo Afganistán, Irak y Siria. La mayoría de los recién llegados, al menos 850.000 personas, han cruzado el Mar Egeo desde Turquía y hacia Grecia. Durante el año, cerca de 3.770 personas murieron o fueron reportadas como perdidas en el Mar Mediterráneo. Los niños representaron el 31% del total de las llegadas, muchos de ellos eran niños separados o no acompañados, que requieren atención y cuidados especiales.
  • El impacto de la crisis se sintió en todo el continente debido a un significativo movimiento continuo desde Grecia hacia países en el oeste y norte de Europa, atravesando los Balcanes. El tema de los refugiados dominó la prensa y la agenda política en 2015, y la crisis puso a prueba el Sistema Europeo Común de Asilo (CEAS). Los marcos existentes no pudieron facilitar el manejo de la crisis, o preservar los espacios de protección de manera sostenible, lo que puso en peligro el sistema europeo de asilo. 

Objetivos estratégicos

En el 2016, la respuesta del ACNUR para las necesidades de las personas de interés en las tantas situaciones complejas y críticas en toda la región se articularán de acuerdo con las siguientes estrategias operativas y de protección:

  • Responder de emergencia a las llegadas de los refugiados en movimientos mixtos en el mar,
  • salvaguardar el espacio de asilo y brindar condiciones de recepción aceptables,
  • construir y mantener sistemas justos y efectivos de asilo y protección,
  • asegurar soluciones duraderas y,
  • prevenir y resolver las situaciones de apatridia.

Enfrentados con la presión interna, muchos países europeos responden a la crisis con la imposición unilateral de mayores restricciones al acceso al territorio, tanto legal como físico. Muchos países de la ruta de los Balcanes Occidentales aprobaron legislaciones que presentan más limitaciones en la capacidad de acceder a los sistemas de asilo para varios grupos de refugiados. Además, con el 2015 vinieron los levantamientos de muros y cercas  en varias fronteras, en un esfuerzo por frustrar los movimientos de refugiados a sus países y a través de Europa.

La xenofobia y la intolerancia continuaron marcando el discurso público en muchos países de Europa, provocando discriminación, y en algunos casos, violencias; incrementando la presión sobre los Gobiernos de Europa para imponer más legislaciones restrictivas, como en reunificación familiar, y limitaciones al acceso de los sistemas nacionales de asilo. El ACNUR continúa preocupado particularmente por los Estados que violan sus obligaciones con los refugiados y los solicitantes de asilo, que resulta en grandes cantidades de devoluciones forzosas, e través de los puntos fronterizos, fuera de canales legales.

Más de 2 millones de solicitudes de asilo fueron presentadas en 38 países europeos durante el 2015, casi tres veces más que en 2014 (709.757). Sin embargo, se debería notar que el registro de la información estadística en Europa en 2015 incluye algunos casos de doble contabilidad. De acuerdo con las estadísticas del Gobierno Europeo, los principales países de origen de los solicitantes fueron Siria (675.668), Afganistán (406.300) e Irak (253.558). Los miembros de la UE recibieron más de 1,2 millones de solicitudes de asilo, y con Alemania y Suecia recibiendo cerca del 50% de las solicitudes hechas en la UE.

EL ACNUR también continuó respondiendo a las críticas necesidades humanitarias de las personas desplazadas en Ucrania, donde el acceso ha sido difícil en ocasiones. 

Desafíos

Los países en Europa tienen diversas tradiciones políticas, así como diferentes sistemas de asilo y medidas de integración. El aumento en las llegadas y los movimientos continuos a través de Europa han desafiado el Sistema Europeo Común de Asilo, así como la voluntad política de los Estados Miembros de la UE y otros, para actuar de forma colectiva con responsabilidad y solidaridad, de acuerdo con sus obligaciones internacionales.

El actual conflicto en Siria, en particular, se espera que continúe generando desplazamientos de gran escala hacia países de la Unión Europea. Las medidas de control de fronteras adoptadas por algunos países podrían tener un impacto en el espacio de asilo, provocando que los refugiados y solicitantes de asilo sigan recurriendo a medios irregulares y peligrosos para viajar y buscar la seguridad.

En Ucrania, es probable que la labor de organizaciones humanitarias, incluyendo el ACNUR, continúe con desafíos en ciertas áreas debido a las restricciones de acceso humanitario y libertad de movimiento. Será esencial asegurar que organizaciones socias y la sociedad civil, incluyendo organizaciones basadas en la comunidad, reciban un apoyo financiero y material apropiado, a medida que la situación de Ucrania se vuelve más prolongada. También será importante apoyar los esfuerzos de asistir a las Personas Internamente Desplazadas para que encuentren empleos y alojamiento, a pesar de los desafíos políticos y económicos que enfrenta Ucrania.

En algunos países en el este y sureste de Europa, se requieren continuos esfuerzos para desarrollar las capacidades de los sistemas nacionales de asilo, así como para el aumento de los índices de reconocimiento de refugiados, y asegurar que aquellos que califiquen para la condición de refugiados bajo la Convención de 1951 reciben reconocimiento pleno, en lugar de formas complementarias de protección con menos derechos. También será importante crear conciencia sobre los riesgos y los impactos de la apatridia, incluyendo la relación con los refugiados y migrantes que llegan a Europa.  

Información financiera

El presupuesto original de 2015 para la Europa región aprobado por el Comité Ejecutivo en 2014 ascendió a  $480,5 millones de dólares. A finales de 2015, el presupuesto revisado para 2015 había aumentado a $592 millones de dólares, lo que refleja las necesidades adicionales, incluyendo respuesta de emergencia en Europa (necesidades adicionales de $55 millones de dólares); enfrentar a la situación crítica de los desplazados en Ucrania (necesidades suplementarias de $38,4 millones de dólares); y respuesta a la creciente número de refugiados iraquíes en Europa (necesidades suplementarias de $15,7 millones de dólares).

Las contribuciones voluntarias totales recibidas para la región ascendieron a $234,6 millones de dólares, dejando casi el 60 por ciento de las necesidades de la región insatisfecha.

Aproximadamente el 30 por ciento de los fondos se destinaron en la promoción de la protección y el fomento de la capacidad actividades, el apoyo a los desplazados internos, y la apatridia medidas de prevención y respuesta de Europa. El apoyo a los refugiados sirios representaron 52 por ciento de los recursos disponibles, mientras El 9 por ciento de los recursos se dirigió a la respuesta de emergencia a la crisis en Europa.