Cate Blanchett

© ACNUR/J. Matas

“Estoy profundamente orgullosa de asumir esta responsabilidad”, declaró Cate Blanchett. “Nunca antes ha sido tan importante apoyar a los refugiados y mostrarles solidaridad. Vivimos una crisis sin precedentes y debe compartirse la responsabilidad en todo el mundo. Es como si estuviéramos en una encrucijada: ¿vamos a ir por el camino de la humanidad o por el camino de la intolerancia? Como madre, quiero que mis hijos vayan por el camino de la humanidad. En ese camino hay más oportunidades, mucho más optimismo y hay una solución”.


Cate Blanchett fue nombrada Embajadora de Buena Voluntad del ACNUR en mayo de 2016 cuando regresaba de Jordania, en donde conoció familias refugiadas sirias y escuchó acerca de sus peligrosos viajes de escape del conflicto y los desafíos cotidianos que enfrentan.

En 2015, viajó al Líbano para conocer la situación de los refugiados sirios y escuchar las experiencias de las personas apátridas, en el marco de su apoyo a la campaña de ACNUR #IBelong (#YoPertenezco). Una de las personas apátridas que conoció fue a Rama, una jovencita con gran potencial y ambición, pero con su potencial limitado por carecer de nacionalidad y de los derechos que la misma otorga.

También ha brindado su apoyo en el Día Mundial del Refugiado, donde compartió la historia de Ahmad, y más tarde ese añó apoyó el llamamiento de ACNUR para la crisis de refugiados en Europa.

En noviembre de 2015 asistió a la Conferencia Mundial sobre la Mujer en Nueva Delhi en representación de ACNUR, moderando un panel de discusión de alto nivel sobre la crisis global de refugiados.