Los asentamientos de refugiados rohingya en Bangladesh registran lluvias récord, los esfuerzos de reubicación están en pleno apogeo

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

Una familia rohingya reubicada por ACNUR en junio de 2018 frente a un albergue para refugiados en Bangladesh.  © ACNUR/David Azia

En medio de una de las peores temporadas de monzones registradas en años en Cox’s Bazar, ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, en conjunto con autoridades y socios de Bangladesh, está acelerando la reubicación de miles de familias rohingya refugiadas en las zonas de alto riesgo de deslizamiento e inundación. Hasta la fecha, cerca de 24.000 de estos refugiados han sido trasladados, lo que representa más de la mitad del estimado de 41.000 que se considera tienen mayor necesidad de reubicación a zonas más seguras.

La prueba más dura de las medidas de preparación y la respuesta de emergencia en casos de monzón se produjo a fines de julio, con las lluvias monzónicas más fuertes hasta el momento en el distrito de Cox’s Bazar (alrededor de 463 mm de lluvia cayeron solo el 25 de julio). La lluvia en junio y julio fue de más de 1.000 mm. Esto es más de la mitad de la precipitación anual promedio para esta área y una desviación notable de la precipitación promedio mensual a largo plazo que es de 500 mm para junio y de 600 mm para julio.

Los asentamientos de refugiados han resistido en gran medida las tormentas, lo que demuestra el valor de los meses de esfuerzos de mitigación.

Sin embargo, un estimado de 49.000 personas se han visto afectadas por las condiciones climáticas adversas, más de 25.000 por los fuertes vientos y las tormentas, más de 15.000 por los deslizamientos, y otros 5.400 por las inundaciones. La reducción de agua y los incendios afectaron a más de 3.000 refugiados hasta el momento.

Docenas de incidentes que ponen en riesgo las vidas se evitan a diario mediante una acción rápida. ACNUR y sus socios, trabajando en apoyo de los esfuerzos dirigidos por Bangladesh, movilizaron rápidamente equipos de respuesta de emergencia para apoyar y asistir con urgencia a miles de familias refugiadas asoladas por la intemperie. Cientos de refugiados voluntarios capacitados, incluyendo miembros de alcance comunitario, voluntarios de unidades de seguridad y trabajadores comunitarios de salud, se movilizaron y brindaron apoyo. La capacitación proporcionada a estos voluntarios en los últimos meses se puso a prueba en toda su extensión durante las últimas semanas y sus respuestas y acciones demostraron cohesión, espíritu, organización y coordinación.

Estas actividades van de la mano con los continuos esfuerzos intensos para garantizar que los asentamientos masivos de refugiados puedan hacer frente al clima adverso. La escala es inmensa como, por ejemplo, en el asentamiento de refugiados de Kutupalong, que alberga a más de 600.000 refugiados en 13 kilómetros cuadrados y es hoy el asentamiento más grande del mundo. Hasta el momento se han construido 32 kilómetros de carreteras (que incluyen caminos de ladrillos, senderos y el principal camino de logística a través del sitio de Kutupalong construido por las Fuerzas Armadas de Bangladesh); 45 kilómetros de pasos; 63 kilómetros de muros de contención y estructuras; 94 kilómetros de drenaje completados o reparados y 2.324 metros de puentes. También hemos preposicionado estratégicamente 116 contenedores de almacenamiento con ayuda de emergencia y hemos actualizado 20 edificios e instalaciones comunitarias en las comunidades de acogida de Bangladesh.

Once meses después de la crisis de refugiados de Rohingya, la respuesta humanitaria en Bangladesh sigue centrada en satisfacer las necesidades humanitarias masivas y mitigar el impacto de los monzones. Se necesita apoyo internacional adicional para intensificar la asistencia desde el apoyo puramente humanitario y cotidiano para abordar los desafíos a mediano plazo.

Hasta la fecha, el Plan de respuesta conjunta de las Naciones Unidas para la situación de los refugiados rohingya en Bangladesh solo cuenta con el 32% de financiación. ACNUR está agradecido por el generoso apoyo de donantes multilaterales, estatales y privados hasta ahora, pero se necesitan más fondos urgentemente para apoyar a los refugiados y sus comunidades de acogida en Bangladesh.

 

Para mayor información sobre el tema, por favor contacte: