Más de 3.000 congoleños huyen a Uganda por los combates

About 900 of the refugees, mostly women and children, were taken to a transit centre after asking to be moved to a UNHCR-run refugee settlement. [for translation]

Refugiados congoleños llegan a Uganda a principios de año procedentes de Kivu Norte.  © ACNUR/G.Katende

KAMPALA, Uganda, 27 de septiembre (ACNUR) – La Agencia de la ONU para los Refugiados afirmó el jueves que los combates entre los rebeldes y el grupo de la milicia en el este de Congo han obligado durante los últimos 10 días a unas 3.000 personas a huir a través de la frontera hacia el sur de Uganda, al distrito de Kanungu.

ACNUR, apoyado por las autoridades locales, trasladó el miércoles a unos 900 recién llegados desde los puntos fronterizos de Ishasha y Kihihi hasta el centro de tránsito recién inaugurado de Matanda. La Cruz Roja Ugandesa ha registrado a unas 460 personas hasta ahora.

Los refugiados de Matanda, en su mayoría mujeres y niños, han pedido ser trasladados al asentamiento de Rwamwanja, gestionado por ACNUR, abierto en abril. Allí están alojados más de 20.000 congoleños. ACNUR ha instalado 30 tiendas y ha cavado letrinas. Los tanques de agua iban a ser trasladados hoy mismo y también está prevista la construcción de alojamientos comunales y la instalación de más tiendas.

Se están enviando materiales no alimentarios al centro de tránsito mientras se dan los pasos necesarios para reforzar los servicios de salud locales. El Programa Mundial de Alimentos está preparándose para preposicionar alimentos y ha instalado un almacén temporal. "Las cosas están en marcha pero todavía no están completamente operativas" dijo Sakura Atsumi, Representante Adjunto de ACNUR en Uganda.

Los recién llegados han estado huyendo desde el pasado 18 de septiembre a causa de los combates entre los soldados de las Fuerzas Democráticas de Liberación de Ruanda (FDLR), de etnia hutu, y los milicianos Mai Mai. Por otro lado, más de 40.000 civiles congoleños han huido desde el mes de abril de sus ciudades y aldeas en la provincia de Kivu Norte, en la República Democrática del Congo (RDC), dirigiéndose al distrito ugandés de Kisoro al sur de Kanungu.

Las primeras oleadas de desplazamiento fueron provocadas por el cese del alto el fuego entre las tropas del gobierno congoleño y el movimiento rebelde M23, que también dejó a unas 220.000 personas desplazadas internamente en Kivu Norte y obligaron a otras 20.000 aproximadamente a huir a Ruanda.

El personal de ACNUR afirma que los primeros combates fuertes, producidos entre abril y Julio y actualmente paralizados, han provocado un vacío de poder en zonas del este de RDC, lo cual ha hecho que estallen estos últimos combates entre grupos rivales para hacerse con el control de la zona. Un flujo constante de personas ha estado huyendo de la violencia y las violaciones de los derechos humanos.

Las autoridades locales y la policía han indicado al ACNUR que estiman que unos 3.000 refugiados han cruzado a Kanungu a través de varios puntos fronterizos. Los oficiales locales han informado de que los recién llegados están acampados en Ishasha, Butogota y Kihili, en la frontera. Muchos aguardan para ser trasladados y otros están esperando en puntos fronterizos más pequeños.

CNUR necesita urgentemente financiación complementaria para sus operaciones al objeto de asistir a los desplazados congoleños en el este de Congo, Ruanda y Uganda. A principios de este mes ACNUR hizo un nuevo llamamiento de casi 40 millones de dólares, de los cuales 20 millones son para las operaciones en Uganda.