RDC: Miles de desplazados y graves abusos de derechos humanos

UNHCR is concerned about human rights abuses committed by armed rivals in eastern DRC, including the rape of 72 displaced women in South Kivu province. [for translation]

Una mujer camina por un campamento para desplazados al este de la República Democrática del Congo. Las mujeres son vulnerables durante las olas de conflicto en la región.  © ACNUR/M.Sibiloni

GOMA, República Democrática del Congo, 7 de diciembre (ACNUR) – En la provincia de Kivu Norte en la República Democrática del Congo, en las últimas semanas la atención se ha centrado en la lucha de poder entre las tropas del gobierno y las fuerzas rebeldes M23 y en el masivo desplazamiento de la población y el consiguiente sufrimiento. Pero también han estado sucediendo hechos terribles en la vecina provincia de Kivu Sur y existe una gran necesidad de protección.

Según la oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios, en las pasadas dos semanas, más de 47.000 desplazados internos han llegado a los pueblos de Minova, en el territorio de Kalehe en Kivu Sur, y a Bweremana, en la frontera entre Kivu Norte y Kivu Sur, y a sus alrededores. ACNUR y sus socios han recibido informes sobre serios incidentes que requieren protección en la región, incluidas violaciones.

Las tropas del gobierno, los rebeldes del M23 y otros grupos armados han sido acusados de abuso de derechos en Kivu Sur, incluidos los rebeldes de las FDLR (Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda) y los grupos milicianos Mai Mai.

ACNUR cree que los abusos son inaceptables y nuevamente apela a todos los grupos armados involucrados en el conflicto a abstenerse de amenazar y abusar de la población civil, tomar medidas para evitar violaciones a los derechos, investigar los casos que ocurren y castigar a los culpables.

"Particularmente condenamos a quienes se aprovechan de la situación en el este del Congo para cometer graves atropellos a los derechos humanos, especialmente violaciones. Sin embargo, nos anima el hecho de que el gobierno ha arrestado a siete soldados por saqueos", dijo un vocero de ACNUR.

Una misión interinstitucional, incluida ACNUR, visitó el área de Minova a fines de la semana pasada y descubrió pruebas alarmantes de abusos de derechos humanos relacionados con el último conflicto, que incluye violaciones, saqueos y la presencia de hombres armados en campamentos improvisados para desplazados internos y en escuelas.

El equipo se enteró de que al menos 72 mujeres habían sido violadas en Minova o sus alrededores. Todas habían recibido tratamiento médico, mientras que a 52 se les había suministrado el kit de profilaxis post-exposición. Estos kits son suministrados a víctimas de violación para minimizar el riesgo de contagio de VIH, pero se deben administrar dentro de las 72 horas de ocurrida la violación.

Los incidentes en Minova se suman a los al menos 76 casos de violación que los asociados locales de ACNUR han denunciado en Kivu del Norte durante los enfrentamientos en noviembre. Otros 40 casos han sido denunciados en el área de Minova por una ONG asociada a ACNUR que proporciona asistencia psicosocial. Un psicólogo y cuatro asistentes psicosociales han visitado Minova recientemente para asistir a víctimas de violencia sexual y de género, en tanto que se han instalado 6 albergues para proporcionar apoyo extra.

La misión interinstitucional también se enteró de varios casos de saqueos, incluidos artículos de auxilio entregados a los desplazados internos en Minova.

Si bien los desplazados internos recién llegados han puesto más presión sobre los recursos escasos, incluidos agua y leña, en las áreas donde han encontrado refugio, el equipo interinstitucional descubrió que al momento no se ha producido mayor tensión entre las comunidades locales y los desplazados internos. El precio de los alimentos ha subido. La inseguridad ha también evitado que los lugareños accedan a los campos a ocuparse de sus cultivos, lo cual afectó su capacidad para generar ingresos.

La misión interinstitucional también identificó 39 casos de niños separados de sus padres, pero todos conviviendo con familiares. Había asimismo 22 menores solos (9 niñas y 13 niños, de los cuales 8 habían sido reunidos con sus familias). Un menor de 4 años fue encontrado jugando con una granada cerca de Nyamassassa. La misión también se enteró del reclutamiento de niños en el territorio de Kalehe en la región de las tierras altas (Hauts Plateaux).

En Kivu Norte, mientras tanto, la situación continúa estabilizándose a medida que las tropas del gobierno, la policía y oficiales regresan a reafirmar su autoridad en Goma, Sake y otros pueblos. Pero el M23, después de retirarse de Goma, sigue por la zona.

ACNUR ha recomendado al gobierno y a las fuerzas de paz de las Naciones Unidas mejorar la seguridad para la gente que vive en campamentos, incluida Mugunga III que fue atacada y saqueada el pasado fin de semana. Se están tomando medidas para garantizar seguridad a todos los desplazados internos, incluidos los 31 campamentos oficiales para desplazados internos en todo Kivu Norte. "Nosotros y nuestros asociados tenemos acceso a sólo 15 campamentos hasta el momento. También queremos garantizar que haya una buena situación de seguridad en las áreas de devolución antes de asistir a la gente a retornar a sus hogares,", dijo el vocero.

A finales de octubre, la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios informó que había 841.000 desplazados internos en Kivu del Norte. Aproximadamente 129.000 personas fueron desplazadas como resultado de la reciente inestabilidad. Aproximadamente 105.000 desplazados internos viven en los 31 campamentos bajo la responsabilidad del grupo de trabajo de Coordinación y Dirección de Campamento, incluidos 30.000 en Mugunga III. El resto vive en campamentos improvisados o en comunidades de acogida. En Kivu Sur, según la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios, alrededor de 878.000 personas fueron desplazadas para fines de octubre de 2012. La mayoría está viviendo en comunidades de acogida.

Gracias a la voluntaria de UNV Online Mercedes Scasso por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.