Misión interagencial evalúa condiciones de retorno en Kivu Norte

La agencia de la ONU para los refugiados ha liderado una misión conjunta para evaluar las condiciones de seguridad en Rutshuru, en el este de la República Democrática del Congo.

El equipo interagencial se reúne con un grupo de retornados durante la misión de evaluación en Rutshuru.  © ACNUR/G.Ramazani

GOMA, República Democrática del Congo, 30 de noviembre (ACNUR) – La agencia de la ONU para los refugiados ha liderado una misión conjunta para evaluar las condiciones de seguridad en una zona de este de la República Democrática del Congo a la que miles de personas recientemente desplazadas han comenzado a regresar y definió como de "calma" la situación general.

El ACNUR y sus socios humanitarios están disponibles para ofrecer transporte y ayuda a los más vulnerables entre aquellos que desean regresar a sus hogares en la zona de Rutshuru, en la provincia de Kivu Norte. Sin embargo la agencia de la ONU para los refugiados insiste en que los retornos deben ser voluntarios y que las áreas adonde van a regresar deben ser seguras antes de que la gente se traslade de vuelta.

Kouassi Lazare Etien del ACNUR ha dicho que la misión viajó el jueves desde Goma, capital de la provincia de Kivu Norte, hasta Kiwanja y Rutshuru a unos 75 kilómetros al norte. También visitaron los distritos de Rugari, Biruma y Kibumba. Entre otras agencias que tomaron parte en la misión se incluyen el Programa Mundial de Alimentos, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas, así como organizaciones no gubernamentales de ayuda y la Sección de Asuntos Civiles de la misión para el mantenimiento de la paz de la ONU.

Etien, Jefe de la Oficina del ACNUR en Goma, dijo que los participantes analizaron y comentaron sus impresiones sobre la situación en Rutshuru, desde donde decenas de miles de personas huyeron este mes después de que el movimiento rebelde M23 luchara con las tropas del gobierno y capturara la capital de la provincia el 20 de noviembre.

Más de 6.100 familias, es decir unas 20.000 personas, han regresado esta semana a Rutshuru de los campamentos o asentamientos improvisados para los desplazados de los alrededores de Goma, según FEMISA, colaborador de ACNUR.

"A lo largo de la carretera conocimos a muchos desplazados internos que había regresado a su casa", dijo Etien, añadiendo que algunos se quejaron de que sus casas habían sido asaltadas y sus posesiones o cultivos robados mientras sus dueños estaban lejos.

Pero Etien agregó que, en general, la situación parecía en calma y que no hubo obstáculos en el camino. No obstante, algunas personas se quejaron del bandolerismo principalmente nocturno. Por ejemplo, la mayoría de los habitantes en Biruma dijo que habían pasado la noche entre la maleza por razones de seguridad.

"Desde la carretera vimos que todo parecía normal . . . Hay un constante retorno a la vida normal" señaló, observando sin embargo: "Todavía hay mucho que mejorar".

La misión de evaluación tenía el propósito de ayudar a ACNUR y a sus principales socios a determinar si era seguro volver y si podrían ayudar con el regreso a aquellos que se sentían vulnerables. Etien explicó que daría a conocer el informe de su misión una vez que se hubiera completado y que todos los sectores estuvieran de acuerdo con él.

Por ahora, la situación en Goma permanece también relativamente estable. El servicio eléctrico ha sido reanudado, pero el ACNUR ha recibido informes de saqueos y de robo de vehículos en la carretera. Etien ha dicho también que hay cierta incertidumbre acerca de cuándo se retiraría la M23 y qué tan lejos se desplazaría. Y continuó: "Ayer, vimos a algunos de ellos retirarse en camionetas. Todavía se encuentran por aquí".

El funcionario de ACNUR dijo que había preocupación sobre lo que sucederá cuando haya una entrega de poder en Goma y confirmó que el aeropuerto de Goma continuaba cerrado.

Dijo que el ACNUR y sus socios estaban analizando más distribuciones de ayuda. Decenas de miles de personas han estado recibiendo ayuda alimentaria y no alimentaria desde el pasado fin de semana. Existe una necesidad de alojamientos familiares, mantas, juegos de cocina, toldos, lonas de plásticos, mosquiteros, esteras, bidones, barras de jabón y toallas sanitarias.

El agua que se suministra en algunos asentamientos de desplazados es traída en camiones, para evitar que los desplazados tomen el agua sin purificar del lago. La gente del campamento de Bulengo ha estado tomando agua del lago Kivu. La agencia británica de ayuda Merlin ha establecido un equipo para purificación del agua en ese lugar.

Los combates que estallaron el 15 de noviembre han obligado a 130.000 personas a huir de sus hogares para buscar seguridad en los alrededores de Goma. Otras 18.500 personas han huído de Kivu Norte a Kivu Sur desde principios de noviembre. Hay más de 1 millón de desplazados internos en las dos provincias.

Gracias a la voluntaria de UNV Online Margie Díaz Mesen por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.