Juguetes del Reino Unido llevan sonrisas a niños sirios refugiados

Los juguetes fabricados y donados por niños de las escuelas de Oxford viajaron más de 2.300 millas al campamento de refugiados de Za'atri en Jordania, ofreciendo un pequeño pero importante consuelo a los niños traumatizados.

Para muchos niños del campo de refugiados de Za'atri en Jordania, esta iniciativa les ha proporcionado los únicos juguetes de los que disponen.  © ACNUR/A.Needham

ZA'ATRI, Jordania, 24 de diciembre (ACNUR) – La rutina diaria en los jardines de infantes del campo de refugiados de Za'atri en Jordania casi nunca empieza con las risas de los niños sirios, a pesar de los valientes esfuerzos de sus profesores y tutores. Pero esta mañana de lunes, fría pero soleada, en el jardín de infantes "Luz del sol", en el Distrito 6 de Za'atri, ha sido bastante diferente. Agitación, alegría y felicidad han resonado cuando cientos de juguetes han llegado a las manos de algunos de los refugiados sirios más pequeños.

Los juguetes, creados, donados o recogidos por los niños de Oxford y Berkshire a través del Museo Pitt Rivers y la UK Scouts and Guides Fellowship a lo largo del otoño, han viajado más de 2.300 millas hasta su destino final, un viaje que han hecho posible la sección británica de Aviación Sin Fronteras y ACNUR. La iniciativa, bautizada con el nombre de "Toys for Smiles" ("Juguetes por Sonrisas") ha hecho honor a su nombre esta semana.

"Hoy hemos tenido una sorpresa. Nos han dicho que niños de Gran Bretaña nos han enviado juguetes. Estoy sorprendido. Me ha tocado una Playdoh y puedo hacer muchas cosas con ella. Gracias, hoy nos habéis hecho muy felices", dice Doa'a, de cinco años, que huyó de Dera'a con su familia.

La iniciativa británica "Juguetes por Sonrisas" sigue los pasos de un proyecto similar organizado por el Museo Quai Branly de París con la ayuda de ACNUR y de la Fédération des Associations d'Anciens du Scoutisme (FAAS) para niños sirios refugiados en Turquía.

En Gran Bretaña, después de varios meses de preparación durante el verano, la iniciativa despegó durante las vacaciones de mediado trimestre en octubre, cuando los niños de las escuelas de Oxford acudieron a talleres de juguetes organizados por el Museo Pitt Rivers. Algunos confeccionaron juguetes para los niños sirios refugiados, otros los donaron. El lunes, día 23 de diciembre, sus esfuerzos se vieron correspondidos con gratitud y sonrisas. Estos juguetes representan un consuelo pequeño pero importante para unos niños traumatizados que han perdido sus hogares, o quizás incluso sus padres, hermanos o parientes.

Para los niños sirios refugiados, se trata de un gesto de solidaridad y compasión: "Los niños de Inglaterra nos han enviado estos juguetes porque saben que no tenemos nada", dice Waed, de cinco años y que ha recibido una pequeña casa de muñecas de color rosa. Su amigo Mohamed, también de cinco años, se abraza a un coche de policía de cuerda: "Quiero decir a los niños que han enviado todas estas cosas que nosotros no teníamos juguetes pero que ahora tenemos más de los que habríamos podido imaginar."

Los juguetes repartidos el lunes a través de Save the Children International, socio de ACNUR también incluían los donados o recogidos por UK Scouts and Guides Fellowship. Los tres jardines de infantes, 17 espacios infantiles y tres centros de multi-actividades del campo de refugiados de Za'atri se han beneficiado de la iniciativa "Juguetes por Sonrisas".

"Estos niños no tienen juguetes. Han huido de sus hogares y han tenido que abandonar sus apreciados y amados juguetes en lo que era un lugar seguro y protegido para ellos. Por esta razón están tan entusiasmados por poder quedárselos y llevárselos a casa", dice Safia Abu Shaneen, directora del jardín de infantes "Luz del sol". "Este hecho tiene un gran impacto positivo a nivel psicológico en los niños. Les hemos explicado quien les ha enviado los juguetes y los juegos y están muy contentos de saber que hay personas que se preocupan por ellos lo suficiente como para enviarles estos regalos."

Trasladar casi media tonelada de juguetes desde Gran Bretaña hasta Jordania ha sido una proeza logística que ha llevado a cabo la sección británica de Aviación Sin Fronteras y ha sido apoyada económicamente por la fundación ISTAT. "Ayudar a "Juguetes por Sonrisas" es un gran privilegio para Aviación Sin Fronteras y estamos orgullosos de colaborar con un proyecto de ACNUR que merece tanto la pena como este", afirma Stan Stewart, presidente de la sección británica de la ONG.

El campo de refugiados de Za'atri alberga en la actualidad a más de 120.000 refugiados sirios y es el quinto asentamiento más grande de Jordania. Hasta ahora, el conflicto sirio ha obligado a más de 2,3 millones de sirios a huir de su país. Más de la mitad de ellos son niños que ahora crecen en familias fracturadas, sin recibir educación y ejercen el papel de primer sostén de su familia.

Andy Needham desde Za'atri y Andrej Mahecic desde Londres

Gracias a la Voluntaria en Línea Esperanza Escalona por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.