Miles de refugiados sirios llegan a la región del Kurdistán iraquí

El domingo por la tarde se abrió el paso fronterizo de Peshkhabour, entre Siria e Irak, y unos 2.519 sirios cruzaron el río a bordo de embarcaciones. Los puntos fronterizos entre la región del Kurdistán iraquí y Siria habían permanecido cerrados desde mediados de septiembre a raíz del éxodo repentino de unos 60.000 sirios. Los trabajadores humanitarios y las autoridades locales han trabajado durante toda la noche del domingo para atender a este nuevo grupo de refugiados.

Desde Siria, la travesía se efectúa abordo de pequeñas barcazas que pueden llegar a transportar a 10 y 30 personas cada una. El trayecto dura unos 20 minutos desde Simelka, en el lado sirio del río. El puente móvil actualmente no se encuentra en uso y está amarrado en el lado sirio.

Parece que la mayoría de los recién llegados tienen la intención de regresar a Siria. El lunes, el personal de ACNUR vio a unos 350 sirios recién llegados cargando sus cosas en las barcas y regresando a Siria con generadores, calentadores de queroseno y otros materiales.

Las autoridades de la región del Kurdistán, en Irak, han indicado al ACNUR que han adoptado un enfoque flexible y han decidido que aquellos sirios que no quieran quedarse en el país como refugiados pueden permanecer un máximo de siete días o ponerse en contacto con las autoridades para legalizar su estancia.

Unas 400 personas han solicitado recibir la ayuda que ACNUR ofrece a los refugiados y el lunes fueron trasladadas al campo de Gawilan en autobuses fletados por la Organización Internacional para las Migraciones. El campo de Gawilan está situado entre Erbil y Dohuk y tiene unos 3.000 residentes.

Aunque el lunes no hubo llegadas a través del punto fronterizo de Peshkhabour, el martes 7 de enero por la mañana varios miles de sirios congregaban al otro lado del río, aunque todavía nadie ha cruzado.

Actualmente hay 13 campos de refugiados sirios o de tránsito en la región del Kurdistán iraquí, además del campo de Al Obeidy, al oeste de la provincia de Anbar. Irak acoge a 210.000 refugiados sirios registrados.

Paralelamente, la inseguridad está provocando nuevos desplazamientos de población dentro de Irak. ACNUR está trabajando con otras agencias socias de Naciones Unidas y con el gobierno para tratar de evaluar las necesidades de las personas desplazadas por los recientes brotes de violencia en Fallujah y Ramadi.

Varias aldeas de la zona central de la gobernación de Anbar están acogiendo a iraquíes desplazados. Las agencias de la ONU y las ONGs socias están recabando información y tratan de acceder a los desplazados internos. ACNUR está preparado para distribuir material básico de ayuda humanitaria como mantas, lonas de plástico, utensilios de cocina, esteras para dormir, artículos de higiene y otros artículos de primera necesidad con los que complementar la ayuda que otras agencias puedan ofrecer.

Este nuevo desplazamiento se suma a los más de 1,13 millones de iraquíes que ya se encontraban desplazados dentro del país y que huyeron de sus hogares a raíz de la violencia sectaria registrada en Irak entre 2006 y 2008. La mayoría de los desplazados reside en las gobernaciones de Bagdad, Diyala y Ninewa.