El ACNUR consternado por la manifestación violenta en el campamento de refugiados de Za'atri, en Jordania

El ACNUR está consternado por la naturaleza violenta de la manifestación de ayer en el campamento de refugiados de Za'atri, en Jordania, que resultó en la muerte de un refugiado y decenas de heridos entre la policía jordana y la población refugiada.

El ACNUR expresa su profundo pesar por la muerte de un refugiado sirio, quien murió anoche por heridas de bala. Estamos muy preocupados por los heridos entre la policía jordana y la población refugiada.

Enormes esfuerzos se han hecho en los últimos meses para crear un clima de convivencia en el campamento. El ACNUR continúa invitando a los refugiados sirios a que respeten las leyes de Jordania.

El incidente se produjo ayer por la tarde cuando un vehículo jordano fue detenido durante un control de rutina al salir del campamento. Los policías del puesto de control descubrieron que el conductor estaba tratando de traficar una familia de refugiados sirios fuera del campamento. El conductor y su familia fueron detenidos, pero una vez que en el campamento se enteraron de la detención y los rumores circularon, los familiares y amigos de la familia siria llegaron al puesto de policía.

Pronto varios cientos, posiblemente miles, de refugiados llegaron al lugar y empezaron a arrojar piedras a los policías; la situación pasó rápidamente de una manifestación acalorada a una violenta.

Superados en número y casi rodeados, los policías pidieron refuerzos y en seguida fueron lanzados gases lacrimógenos para dispersar la multitud. Según la información recibida, hubo disparos.

Tres refugiados sirios fueron enviados a un hospital con heridas de bala y uno ha muerto poco después; 28 oficiales de policía jordanos están heridos.

Nueve tiendas de campaña y cinco caravanas fueron quemadas durante la manifestación.