Los equipos del ACNUR luchan contra la expansión de la polio en Siria

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y la Media Luna Roja Árabe Siria (MLRAS) están trabajando codo a codo para ayudar a solucionar el problema de la falta de vacunación contra la polio que existe en las zonas poco accesibles de Siria. Ambos organismos se han unido con otros para tomar parte en la campaña nacional de vacunación contra la polio que comenzó hace poco luego de que se dieran a conocer varios casos de esta enfermedad.

ACNUR y MLRAS están trabajando juntos para apoyar la campaña de vacunación en áreas que, generalmente, son de difícil acceso en Damasco Rural, Homs Rural, Deir Ezzor y Raqqa.

Recientemente, se han confirmado trece casos de polio en niños. La polio fue erradicada de Siria hace 14 años, pero los intentos para continuar la vacunación se han visto frustrados durante los últimos tres años de conflicto.

En un centro médico público en Hasaka, este de Siria, donde 23 voluntarios del ACNUR están generando conciencia acerca de temas relacionados con la polio y otros asuntos sobre la salud, la cantidad de niños aumentó de 46 a 1.357 en un mes. Los voluntarios también están vacunando a los niños.

Hasta el momento, en la gobernación de Hasaka, se ha vacunado a 87.728 niños; 7.676 de ellos fueron vacunados por voluntarios del ACNUR. La próxima semana, estos voluntarios trabajarán en conjunto con los equipos móviles para llegar a los niños en áreas remotas.

"Está claro que, si bien se ha comenzado a trabajar, aún queda mucho más por hacer", afirmó Tarik Kurdi, representante del ACNUR en Damasco. "ACNUR se complace en trabajar con sus socios en el área de salud para garantizar la vacunación de los niños y las personas vulnerables que viven en zonas de difícil acceso en Damasco Rural, Homs Rural, Deir Ezzor y Raqqa".

De acuerdo con las estadísticas del Ministerio de Salud, 241.203 niños deben ser vacunados en la gobernación de Hasaka. La Organización Mundial de la Salud planea entre 6 y 8 rondas de vacunación oral contra la polio en Siria. UNICEF ha conseguido 1,35 mil millones de dosis de vacuna oral contra la polio y, para fines de este año, espera contar con 1,7 mil millones de dosis en sus programas mundiales de vacunación, incluida la región del Medio Oriente.

Actualmente, se están llevando a cabo los preparativos para llegar a la población de niños menores de cinco años. Dichos preparativos incluyen la capacitación de los voluntarios, los esfuerzos para asegurar la cadena de frío y otros esfuerzos logísticos. Se espera que la semana próxima se comience a vacunar contra la polio en Damasco Rural, Deir Ezzor y Raqqa; MLRAS ya ha empezado a vacunar en Homs Rural.

Mientras tanto, ACNUR sigue participando en la campaña de concienciación y destaca los asuntos relacionados con la polio y el sarampión. Estas campañas son medios efectivos para vacunar a niños sirios vulnerables que podrían no haber recibido vacunas esenciales.

El programa especial de acercamiento en el centro de distribución de dinero en efectivo de ACNUR en Damasco ha llegado a alrededor de 5.000 personas en Damasco (800 familias desplazadas). La distribución mensual de dinero en efectivo comenzó esta semana en Latakia y se espera que se advierta a más de 36.000 personas vulnerables (6.000 familias) en esa comunidad acerca de la necesidad de garantizar la vacunación de los niños.

Todos los meses, miles de desplazados y otros grupos de personas necesitadas se acercan a ACNUR en busca de asistencia monetaria. Por lo tanto, los centros de distribución son ideales para informar sobre la campaña de vacunación de las Naciones Unidas a las personas afectadas por el conflicto. En lo que va de este año, más de 2,7 millones de personas en las 14 gobernaciones de Siria han recibido de ACNUR artículos de socorro como cobijas, tiendas de campaña, toldos de plástico, artículos de cocina y de higiene personal.

Gracias al Voluntario en Línea Mauro Javier Tallarico por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.