ACNUR acelera las medidas para frenar la Hepatitis E entre los refugiados sursudaneses en Etiopía

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

La enfermedad de la Hepatitis E se ha extendido por Sudán del Sur en los últimos dos años y ahora ha aparecido también en los campos de la frontera etíope que acogen a unos 150.000 refugiados sursudaneses.

La Agencia de la ONU para los Refugiados ha estado trabajando rápidamente con el gobierno de Etiopía, la Organización Mundial de la Salud, los propios refugiados y otros socios para contener la enfermedad. Como resultado, se está viendo un descenso en el número de infectados, a pesar de que, por desgracia, 13 refugiados han muerto de Hepatitis E desde abril.

La Hepatitis E está causada por un virus y se contagia principalmente por consumir agua y alimentos contaminados. Por este motivo, ACNUR ha estado trabajando para mejorar el saneamiento en los campos y aumentar la cantidad de agua potable disponible.

El principal mensaje que está lanzando ACNUR a los refugiados es que mantengan una buena higiene de manos. En los campos, Médicos sin Fronteras – Francia ha distribuido 80.000 pastillas de jabón donadas por UNICEF para mejorar la higiene. Además, ACNUR está construyendo más letrinas e informando a los refugiados de la importancia de no defecar al aire libre y de que no dejen que los animales defequen cerca de sus refugios.

Los refugiados conocen la Hepatitis E como "ojos amarillos", por lo que ACNUR está difundiendo mensajes usando esa misma expresión: "Si tienes los ojos amarillos, ve a la clínica", ya que recibir tratamiento médico pronto es esencial.

Desde abril, ha habido 367 casos de Hepatitis E en los campos de Leitchuor, Kule y Tierkidi,todos ellos ubicados en la región de Gambella, al oeste de Etiopía, cerca de la frontera con Sudán del Sur. Laboratorios de Adis Abeba y Nairobi han confirmado que el virus está relacionado con un brote de Hepatitis E en el vecino Sudán del Sur. Se han dado seis casos más en las comunidades de Itang y Nyin-yan, que acogen a refugiados.

La Hepatitis E afecta más gravemente a personas de entre 15 y 40 años. En los tres campos hay casos de refugiados con Hepatitis E, en su mayoría personas de entre 12 y 40 años. Esta enfermedad es especialmente peligrosa para las mujeres embarazadas, ya que hasta el 20 y el 25% de las que la contraen pueden fallecer. De hecho, una mujer embarazada ha sido una de los 13 refugiados fallecidos.

Etiopía acoge a 247.554 refugiados sursudaneses, entre ellos más de 185.000 que han huido de la violencia que estalló a mediados de diciembre del año pasado.

En otros países africanos vecinos que acogen a refugiados de Sudán del Sur, el personal médico está haciendo chequeos a los refugiados que llegan para averiguar si están o han estado enfermos. Si se necesita, se llevan a cabo exámenes más en profundidad para ver si pueden estar afectados por la Hepatitis E o el cólera, que también ha estado afectando a Sudán del Sur desde el 15 de mayo. Además, ACNUR y sus socios también han almacenado medicinas, suministros médicos y suministros para el tratamiento de aguas como medida de precaución.