ACNUR pide un apoyo inmediato para PMA para los refugiados sirios

La Agencia de la ONU para los Refugiados ha pedido hoy el apoyo internacional urgente para el Programa Mundial de Alimentos, que horas antes había anunciado que se había visto obligado a suspender la asistencia alimentaria para más de 1,7 millones de refugiados sirios debido a la crisis de financiación.

"Esto no podía suceder en peor momento", dijo el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, António Guterres. "El invierno ya es de por sí un período extremadamente difícil para los refugiados sirios, pero la suspensión de la asistencia alimentaria en esta crítica coyuntura va a ser devastadora. Va a afectar a decenas de miles de las familias de refugiados más vulnerables, que dependen casi exclusivamente de la ayuda internacional. Hago un llamamiento urgente a la comunidad internacional para que apoye al PMA ahora: no dejen que los refugiados pasen hambre".

Poco antes, en Roma, la Directora Ejecutiva del PMA, Ertharin Cousin, dijo que las operaciones de la emergencia en Siria tienen una necesidad urgente de financiación, incluyendo los 64 millones de dólares necesarios para ofrecer en el mes de diciembre asistencia alimentaria a las personas refugiadas en países vecinos a la nación devastada por la guerra. Desde que estallara conflicto sirio en 2011, el PMA ha satisfecho las necesidades de alimentos de hasta 1,8 millones de refugiados en el Líbano, Jordania, Turquía, Irak y Egipto.

Si se reciben nuevas contribuciones, el PMA ha indicado que podría reanudar de inmediato la asistencia a los refugiados sirios a través de un sistema de cupones electrónicos que les permite comprar alimentos en las tiendas locales.

La suspensión de la ayuda alimentaria podría ser particularmente devastadora en el Líbano, donde más de 1,1 millones de refugiados sirios – un cuarto de la población total del país – se encuentran dispersos en unas 1.700 comunidades. No hay campamentos oficiales en el país y muchos de los refugiados viven en asentamientos improvisados, cobertizos, garajes y edificios en construcción.

Si bien el PMA se encarga de la asistencia alimentaria, ACNUR actualmente está llevando a cabo en el Líbano una operación de preparación frente al invierno por valor de 56 millones de dólares, con la que tiene previsto ayudar a unas 132.000 familias refugiadas (660.000 personas) para que puedan afrontar la estación fría. Este programa incluye la distribución de paquetes para la impermeabilización de refugios, estufas, mantas y cupones de dinero para la compra de combustible y otros artículos que las familias necesitan para mantenerse resguardadas durante el invierno. En toda la región, ACNUR ha invertido 102 millones de dólares para ayudar a los refugiados sirios a hacer frente al invierno.

"La asistencia alimentaria del PMA es obviamente fundamental para el esfuerzo humanitario global en favor de los refugiados sirios", declaró António Guterres. "Debe ser financiado".