Apatridia: ACNUR pide un compromiso mundial sobre los derechos de nacionalidad de las mujeres

Un alto funcionario de protección dice que la reforma debe involucrar no solo la eliminación de las disposiciones discriminatorias de las leyes existentes, sino también la implementación efectiva de la paridad de género.

La Secretaria de Estado Adjunta para Asuntos de Población, Refugiados y Migración de los Estados Unidos de América, Anne C. Richard, interviniendo en la reunión sobre la igualdad de los derechos de nacionalidad en Nueva York, el día de hoy.  © ACNUR

NUEVA YORK, Estados Unidos, 10 de marzo de 2015 (ACNUR) – En el marco de su campaña mundial para acabar con la apatridia, #IBELONG, la agencia de la ONU para los refugiados hizo un llamamiento este martes a un compromiso mundial para garantizar que todas las mujeres puedan trasmitir su nacionalidad a sus hijos.

El Alto Comisionado Asistente para la Protección del ACNUR, Volker Türk, interviniendo en una reunión sobre la igualdad de los derechos de nacionalidad, en Nueva York, afirmó que se necesita un "verdadero compromiso mundial para garantizar que todas las constituciones y las legislaciones sobre nacionalidad sean reformadas para alcanzar la igualdad de género en materia de nacionalidad".

En el evento paralelo de alto nivel de la conferencia sobre los Derechos de la Mujer, Beijing+20, Türk agregó que dichas reformas "no solo deben suponer la eliminación de las disposiciones discriminatorias de las legislaciones existentes, sino también una implementación efectiva".

Actualmente en 27 países las mujeres no pueden transmitir su nacionalidad a sus hijos en igualdad de condiciones que los hombres. Sin una nacionalidad, los niños pueden ser privados de los derechos más fundamentales, como la educación y la atención médica, y no pueden participar plenamente en sus comunidades. Los niños apátridas también son más vulnerables a la explotación, el matrimonio infantil, la violencia, e incluso la trata de personas.

Türk mencionó el caso de una mujer de Oriente Medio de 60 años, llamada Nahmeh, quien temía por el futuro de sus hijos después de su muerte, porque ellos son apátridas. Su esposo falleció antes de que pudiera completar el complejo trámite requerido para transmitir su nacionalidad a los niños. Su situación implica que ellos no pueden trabajar legalmente y dependen del apoyo económico de su madre.

Sin embargo, el Alto Comisionado Asistente recordó que también existen casos exitosos y agradeció a los gobiernos de Argelia, Indonesia y Senegal por sus recientes reformas legislativas.

"La igualdad de género universal en las legislaciones sobre nacionalidad está a nuestro alcance y su consecución mejoraría inconmensurablemente las vidas y el futuro de las mujeres y sus familias, así como la calidad de las sociedades en que todos vivimos", concluyó Türk.

Su optimismo fue reiterado por Anne C. Richard, Secretaria de Estado Adjunta para Asuntos de Población, Refugiados y Migración de los Estados Unidos de América. Ella expresó a los delegados que el objetivo de acabar con la discriminación contra la mujer en las legislaciones sobre nacionalidad se puede alcanzar y que la campaña ya empieza a mostrar resultados positivos.

La campaña del ACNUR #IBELONG fue lanzada el pasado noviembre. La agencia de la ONU para los refugiados anunció el domingo que más colaboradores de alto perfil se han firmado la Carta Abierta de la campaña, que invita a los líderes mundiales a acabar con la apatridia para 2024. Las adhesiones más recientes incluyen a dos Premios Nobel de la Paz, Tawakkol Karman y Mairead Maguire; el antiguo Secretario General de la ONU Boutros Boutros-Ghali; el antiguo Secretario General de la Organización de la Unidad Africana Salim Ahmed Salim; las cantantes africanas Rokia Traoré y Angelique Kidjo; el actor escocés Peter Capaldi y los escritores Zainab Salbi y Neil Gaiman.

Además, durante la reunión las Bahamas reafirmaron su compromiso de convocar un referéndum para enmendar la constitución y así garantizar la igualdad en los asuntos de nacionalidad.