16 días de activismo: ACNUR reconoce la importancia del acceso a la educación

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, António Guterres, conmemora la campaña anual "16 Días de Activismo contra la Violencia de Género y Sexual".

Ginebra, 25 de noviembre (ACNUR/UNHCR) – El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, António Guterres, ha reconocido este miércoles la importancia de proporcionar un acceso seguro a la educación que permita a los niños y jóvenes aprender y desarrollar sus habilidades fundamentales, así como reforzar sus capacidades y autoestima.

Sus declaraciones tuvieron lugar antes de la ceremonia en Ginebra que marca el inicio de la campaña anual "16 Días de Activismo contra la Violencia de Género y Sexual". Este año, ACNUR ha adoptado el lema "De la paz en el hogar a la paz en el mundo: Por una educación segura para todos", poniendo una especial atención en los jóvenes.

La violencia sexual y la violencia de género son violaciones de los derechos humanos y tienen un impacto dañino y duradero en el bienestar físico y psicológico de los menores. Provoca siempreefectos adversos en su acceso a la educación, así como en su asistencia y rendimiento escolar, aunque a veces, los propios colegios añaden riesgos específicos de violencia sexual y de género para niños, niñas y jóvenes, según indicó Guterres.

Algunas estimaciones sitúan el número de niños y niñas que han sufrido agresiones en el entorno escolar, incluyendo violencia sexual o acoso verbal, contactos no consentidos y violaciones, en laelevada cifra de 246 millones, y la evidencia sugiere que las niñas, especialmente aquellas con minusvalías, están en un mayor riesgo de violencia sexual, acoso y explotación.

"Si aseguramos que los entornos de aprendizaje estén diseñados y equipados para prevenir y responder a este tipo de violencia, incluyendo la explotación y abuso en los alrededores del colegio, nos estaremos encaminando hacia la prevención. Los jóvenes refugiados pueden hacer una valiosa contribución para prevenir la violencia sexual y de género", dijo Guterres dirigiéndose a los trabajadores de ACNUR.

"Por ejemplo, ACNUR está apoyando estrategias en las que refugiados que tienen educación superior no sólo motivan a niños también refugiados a proseguir su educación primaria y secundaria, sino que representan un rol importante en la sensibilización de sus comunidades sobre la necesidad de unas relaciones constructivas entre docentes, alumnos y sus familias", añadió.

Como parte de la campaña "16 Días de Activismo", las oficinas de ACNUR en el mundo han involucrado a niñas, niños y jóvenes en diversas acciones como debates, y otras actividades, buscando su respuesta sobre cómo hacer de la educación segura una realidad.

El material que los equipos de ACNUR han recogido hasta ahora muestra un mensaje claro y rotundo:los jóvenes valoran una educación segura y quieren que se erradique cualquier forma de violencia sexual y de género. Una selección de estos mensajes, como dibujos y relatos, se van a exponer en la sede de ACNUR en Ginebra durante la campaña.

"Estoy impresionado por cómo el personal de ACNUR se ha estado implicando en esta importante campaña, y aplaudo la amplia gama de actividades que se han planeado para concienciar sobre la educación segura", ha dicho Guterres.

Dando acceso a una educación segura y de calidad se puede conseguir un impacto positivo y duradero en las vidas los menores, sus familias y sus comunidades. Guterres ha señalado que la agencia debe continuar su trabajo en estrecha colaboración con todos los actores relevantes, especialmente los propios niños y jóvenes, para asegurar que la violencia de género y sexual se termine en todas sus formas.