Aplicación telefónica ayuda a refugiados a integrarse en Australia

Aplicación disponible en varios idiomas entrega información e herramientas a los refugiados recién llegados a Australia.

Dr. Munjed Al Muderis, cirujano ortopédico y refugiado iraquí muestra la aplicación NewRoots.  © ACNUR

SIDNEY, Australia, 21 de enero de 2016 (ACNUR) – Instalarse en un país nuevo y adaptarse al idioma, la cultura y la forma de vida es con frecuencia un desafío, pero es aún mayor para los refugiados que muchas veces han experimentado traumas y sufrimiento psicológico.

Pero ahora hay una nueva aplicación telefónica disponible en farsi, árabe, tamil e inglés que permite a los refugiados recién llegados a Australia disponer de información e herramientas al alcance de sus dedos, para ayudarlos a navegar en sus nuevas vidas.

La aplicación New Roots, desarrollada por la organizaciones sin fines de lucro Settlement Services International (SSI) y Beyond Blue que trabajan en Australia en el reasentamiento de refugiados y en salud mental respectivamente, incluye sugerencias para todo, desde cómo permanecer saludable y comer bien hasta cómo encontrar trabajo.

Incluye entre otros elementos, sugerencias para el bienestar emocional y guías para manejar las finanzas y contactar a los servicios de emergencia australianos. La aplicación ha sido bienvenida por los refugiados reasentados, entre ellos el cirujano iraquí Munjed Muderis.

"Por experiencia se que asentarse en un nuevo país puede ser un periodo muy estresante y difícil" señaló Muderis, que ahora es un destacado cirujano ortopédico en Sidney y un embajador de la nueva aplicación.

"La aplicación New Roots puede ayudar a permanecer saludable a través del ejercicio y la alimentación adecuada, además de conectar con otras personas al unirse a las organizaciones comunitarias y deportivas locales y al asistir a las actividades culturales", señaló Muderis en una declaración publicada en el blog de noticias de SSI.

"Estos temas pueden pasar desapercibidos en el turbulento periodo inicial de adaptación a un nuevo país, pero son esenciales para reducir el estrés y aprovechar las oportunidades para convertir este tiempo en una experiencia alegre, saludable y productiva", añadió.

Entre quienes apoyan esta aplicación se encuentra la creciente estrella de cricket, Hameed Kherkhah, que huyó de Afganistán junto a su familia cuando era un niño. Añadió que hubiera sido una gran ayuda para su familia cuando recién llegaron a Sidney y luchaban con la logística diaria, desde aprender inglés y arrendar una casa hasta desplazarse por la ciudad.

"Lo cierto es al estar toda la información disponible en el bolsillo de las personas con solo apretar un botón, esto realmente disminuye algo del estrés de adaptarse en Australia" señaló Kherkhan, que también es embajador de la aplicación. "Desearía que hubiera estado disponible cuando nosotros llegamos, nos hubiera encantado".

La aplicación se desarrolló gracias a una donación de la Fundación Movember, una organización internacional sin fines de lucro comprometida con ayudar a los hombres a vivir vidas más felices, más largas y más sanas. La aplicación también busca apoyar a las comunidades en las que se incorporan los refugiados, además de las personas que trabajan en temas de reasentamiento. Los otros componentes de la aplicación, que está disponible para los dispositivos iPhone y Android, son la capacitación en línea para los trabajadores en casos de reasentamiento y capacitación para los líderes comunitarios.

Luego de una fase de 12 meses de prueba en el estado australiano de New South Wales, los desarrolladores esperan que la aplicación esté disponible en más idiomas y promover en toda Australia otros componentes del proyecto.

"Las personas refugiadas que se reasientan en países como Australia, por lo general han sufrido experiencias traumáticas en los países de los que huyen", señaló Violet Roumeliotis, directora de SSI.

"El estrés de adaptarse a un país y una cultura nuevas, y asegurar las necesidades diarias para vivir pueden acrecentar el trauma y afectar negativamente el bienestar físico, social y emocional".

Por Catherine Stubberfield en Sidney, Australia