Ayuda del ACNUR llega a pueblo sirio sitiado durante tres años

ACNUR y Media Luna Roja Árabe Siria entregan ayuda humanitaria a pueblo sirio sitiado durante tres años, donde miles de residentes no tienen agua potable ni combustible para abrigarse.

Residentes de Al-Mleiha, pueblo sitiado en Siria, reciben ayuda humanitaria.  © MLRAS

DAMASCO, Siria, 2 de febrero de 2016 (ACNUR) – El ACNUR, trabajando en conjunto con la Media Luna Roja Árabe Siria (MLRAS), ha entregado ayuda humanitaria esencial para un pueblo rural cerca de Damasco, que ha estado sitiado por los combates durante tres años, dejando atrapados a miles de residentes en terribles condiciones, sin agua potable ni combustible para abrigarse.

Cerca de 26.000 personas viven actualmente en Al-Mleiha, un pequeño pueblo en las afueras de Damasco, al borde de una carretera estratégica que lleva al aeropuerto de Damasco. Ha estado aislado por los prolongados combates durante los últimos tres años.

La última entrega de ayuda humanitaria de la ONU en la zona que circunda la ciudad fue a principios de 2013. Sin embargo, en las zonas en disputa, al este del pueblo, ocasionalmente se ha permitido la entrega de limitados suministros comerciales de alimentos y otros productos básicos.

Un convoy de la MLRAS entregó el domingo ayuda no alimentaria a más de 1300 personas que viven en la zona de amortiguamiento en los alrededores de Al-Mleiha, además de paquetes de alimentos proporcionados por otros organismos humanitarios. Los voluntarios reportaron precarias condiciones de vida dentro de las localidades visitadas, donde las familias estaban viviendo en casas destrozadas, quemando plástico para mantenerse abrigadas.

"Las personas pedían más láminas de plástico y mantas, ya que no tienen ningún otro medio para calentar sus hogares, muchas casas han sido destruidas y muchas familias deben compartir sus residencias con familiares y vecinos. Nos dijeron que quemaron material de desecho para procurarse un poco de calor", dijo un voluntario.

La MLRAS también informó que la red hídrica de agua potable local había sido dañada durante los combates, dejando "a las personas dependiendo de pozos excavados manualmente, extrayendo agua que no siempre es potable". El voluntario añadió que el sistema de alcantarillado de la ciudad está "completamente dañado debido a los combates y la falta de mantenimiento".

Alrededor de 50.000 personas vivían en Al-Mleiha antes de la actual crisis, pero muchas han buscado protección en ciudades y pueblos vecinos. Se calcula que actualmente viven alrededor de 26.000 personas en la ciudad, según informes de la ONU, de las cuales 10.000 son desplazadas internas.

Las personas que residen en las zonas de amortiguamiento donde llegó el convoy con ayuda, viven principalmente en granjas que carecen de la infraestructura necesaria. Dos de las tres escuelas de la zona han sido destruidas y la tercera no es funcional según la MLRAS.

La asistencia del ACNUR para Al-Mleiha incluye kits de higiene, lonas de plástico, colchonetas, utensilios de cocina y mantas, además de paquetes de alimentos proporcionados por el Comité Internacional de la Cruz Roja.

"Estos artículos son un apoyo fundamental para los residentes de Al-Mleiha, ya que les ayuda a reforzar sus alojamientos y les proporcionan calor en esta estación fría", dijo el Oficial del ACNUR, Pablo Vizcaíno.

La distribución de ayuda humanitaria a los residentes locales continuará periódicamente de acuerdo con la MLRAS. El ACNUR, por su parte, mantiene su compromiso de brindar ayuda humanitaria a todos los necesitados en Siria, donde se ha estado librando un conflicto desde hace cinco años.

"El ACNUR se ha comprometido a prestar asistencia humanitaria a todas las personas necesitadas en todo Siria", dijo el representante del ACNUR en Siria, Sajjad Malik. El reciente acceso a Al-Mleiha "aumenta las esperanzas para próximas entregas periódicas de asistencia humanitaria a las personas vulnerables en Al-Mleiha y otras localidades sitiadas y difícil de acceso".

A medida que la crisis en Siria se acerca a su sexto año, más de 4,5 millones de personas aún viven en áreas de difícil acceso en el país, incluyendo a 400.000 personas en 15 localidades sitiadas que no tienen acceso a la ayuda humanitaria que necesitan desesperadamente.

En 2015, el ACNUR entregó a 3.213.275 personas artículos básicos de emergencia que incluían, entre otras cosas, mantas, ropa de invierno, bidones, artículos para el hogar y pañales.

Por Qusai Alazroni en Damasco, Siria