ACNUR y UNICEF lanzan los 'Puntos Azules', centros para reforzar la protección de niños y familias

Como parte del esfuerzo conjunto para reforzar la protección del creciente número de menores y otras personas con necesidades específicas que llegan a Europa, ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, y UNICEF están montando centros de apoyo especiales para niños, niñas y familias a lo largo de las rutas más frecuentadas por refugiados e inmigrantes en Europa.

Veinte centros de apoyo a niños y familias, que se denominarán "Puntos Azules", proporcionarán un lugar seguro para los menores y sus familiares, así como servicios esenciales, juegos, protección y asesoramiento en un solo espacio. Los centros tienen como objetivo dar apoyo a las familias vulnerables en tránsito, y particularmente a los numerosos menores no acompañados o separados de sus familiares, que corren el riesgo de contraer enfermedades, sufrir traumas y convertirse en víctimas de violencia, explotación y trata de seres humanos.

A pesar de que la situación continúa evolucionando, en la actualidad ya se encuentran operativos – o a punto de abrir – los primeros centros en Grecia, la Antigua República Yugoslava de Macedonia, Serbia, Croacia y Eslovenia. Estos veinte centros estarán en funcionamiento a lo largo de los próximos tres meses.

Implantación de los centros de apoyo a niños y familias.  © ACNUR, UNCS

Los "Puntos Azules" llegan en un momento en el que mujeres y niños representan dos tercios de las personas que están llegando a Europa: en febrero, mujeres y niños conformaban cerca del 60 % de las llegadas por mar, en comparación con el 27% en septiembre de 2015. Los centros también tienen como objetivo identificar y ofrecer protección a niños y adolescentes que viajan solos y reunirlos con sus familiares en la medida de lo posible, siempre en función del interés superior del menor.

"Estamos preocupados por el bienestar de los niños y niñas no acompañados y desprotegidos en su recorrido por Europa, muchos de los cuales han vivido la guerra y han padecido dificultades al emprender estos viajes solos", declaró el Alto Comisionado Adjunto para la Protección, Volker Türk. "Los centros desempeñarán un papel clave en la identificación de estos menores y les ofrecerán la protección que necesitan en un entorno no familiar, en el que podrían estar en riesgo", añadió.

"Las vidas de los niños y niñas que se están desplazando por Europa se han visto profundamente alteradas, han tenido que hacer frente al caos y al desamparo en cada paso del camino. Los centros ofrecerán un nivel de previsibilidad, certidumbre y seguridad en sus inciertas vidas, un lugar donde puedan acceder a la ayuda y el apoyo al que tienen derecho todos los niños. Además contribuirán a reforzar los sistemas nacionales de protección de menores", manifestó Marie-Pierre Poirer, Coordinadora Especial de UNICEF para la Crisis de Refugiados e Inmigrantes en Europa.

No obstante, la identificación de menores con necesidades específicas es un desafío. En algunos países, los viajeros jóvenes fingen ser adultos para evitar que les retengan o retrasen en sus viajes, exponiéndose al riesgo de ser explotados. Durante el pasado año, más de 90.000 menores no acompañados o separados fueron registrados y solicitaron asilo o fueron tutelados en Europa, la mayoría en Alemania y Suecia.

Los Centros de Apoyo a Niños y Familias serán claramente identificables y ofrecerán un paquete básico de servicios estandarizado, proporcionado por diferentes organizaciones, entre las que se encuentra la Cruz Roja en cada país y ONG colaboradoras. Sin embargo, esta iniciativa no exime a los Estados de su responsabilidad y obligación de hacer todo lo posible para apoyar y proteger a los menores no acompañados y separados así como para prevenir la violencia sexual y de género.

Los centros estarán ubicados en lugares estratégicos: en puntos de entrada y salida de fronteras, centros de registro, algunos centros urbanos estratégicos, así como a través de equipos móviles. Los servicios ofrecidos en estos centros incluyen:

  • Restaurar los vínculos familiares –servicios proporcionados por la Cruz Roja y Media Luna Roja.
  • Reunificación familiar.
  • Espacios acogedores para niños y madres con bebés o preescolares.
  • Habitaciones privadas para ofrecer orientación y asesoramiento
  • Espacios seguros para que mujeres y niños puedan dormir.
  • Primer apoyo psicosocial
  • Asesoramiento legal
  • Trabajadores sociales.
  • Puntos de información con conexión Wi-Fi.