Más refugiados huyen de Sudán del Sur, mientras los fondos para la ayuda disminuyen

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

Una mujer refugiada de Sudán del Sur fuera de su alojamiento en la aldea de Bitima, en la República Democrática del Congo. ACNUR/C.Delfosse

En Sudán del Sur una combinación de nuevos combates en zonas antes pacíficas, la inseguridad alimentaria en los estados de Bahr el-Ghazal del Norte y Warab y la grave falta de fondos para la ayuda contin provocando un profundo empeoramiento en la situación de muchos civiles. Los últimos enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y de la oposición en Bahr el-Ghazal Occidental han desplazado a más de 96.000 personas a la ciudad de Wau, en el noroeste del país. Todos los países vecinos están informando de un aumento en los flujos de refugiados. Con el Plan Regional de Respuesta para los Refugiados financiado en tan solo un 11 por ciento, muchos servicios vitales están amenazados. ACNUR está extremadamente preocupado ante esta situación.

Sudán

Un número estimado de 52.000 sursudaneses han huido a Sudán desde finales de enero, superando las previsiones para todo 2016. Actualmente, la mayoría se encuentran en los estados de Darfur del Este y Darfur del Sur, y en Kordofán del Oeste. ACNUR debería empezar una distribución de artículos no alimentarios el miércoles en Darfur del Este, mientras que ya se está distribuyendo ayuda a los recién llegados en Darfur del Sur y a parte de los recién llegados en Kordofán del Oeste. El Programa Mundial de Alimentos ha estado distribuyendo raciones para un mes a los recién llegados en Darfur del Este y del Sur y está preparado para comenzar otras distribuciones en Kordofán del Oeste, en cuanto cuente con el permiso de las autoridades. Se ha preparado un plan trimestral de respuesta junto con agencias socias para acoger a 120.000 nuevos refugiados antes de junio.

Uganda

Uganda ha registrado un fuerte aumento de las llegadas de refugiados de Sudán del Sur desde enero, alcanzando en algunos casos las 800 llegadas diarias. En total, 28.000 sursudaneses, un 86% de ellos mujeres y niños, han buscado protección en Uganda. El asentamiento donde los refugiados sursudaneses están siendo acogidos, Maaji III, al noroeste del país, está al límite de su capacidad y los servicios básicos vitales, así como otros servicios, se ven profundamente afectados.

Etiopía

También Etiopía, que acoge alrededor de 285.000 refugiados sursudaneses, está registrando un incremento de las llegadas – aunque más modesto – después de un largo periodo en que apenas han llegado nuevos refugiados. Desde el 5 de abril, más de 300 personas han sido registradas en el campamento de refugiados de Okugo, en la región de Gambella. La mayoría de los recién llegados, entre ellos decenas de niños no acompañados y separados de sus familias, declararon haber huido de los enfrentamientos intraétnicos en Pochalla, en el este de Sudán del Sur, y haber atravesado la selva durante varios días antes de alcanzar Okugo. Este reciente pico en los flujos de refugiados desde Sudán del Sur sigue a una racha de calma en los últimos meses, en los que la media de llegadas fue menos de una al día. ACNUR y sus socios están proporcionando asistencia básica en el campamento, incluyendo una mezcla de maíz y soja para los niños, lonas de plástico, mosquiteras, mantas, colchonetas y bidones para el agua.

República Democrática del Congo

A pesar de la disminución de los combates en la región sursudanesa de Ecuatoria Occidental desde el pasado febrero, unas 12.000 personas han cruzado la frontera hacia la República Democrática del Congo y buscado refugio en la provincia nororiental de Alto Uele. Las comunidades locales han recibido a los refugiados y muchos de los que llegaron a finales del 2015 han sido acogidos por familias locales. No obstante, la capacidad de recepción está en su límite y los recién llegados viven en condiciones muy precarias. Las fuertes lluvias del 14 de abril destruyeron los refugios improvisados de los refugiados en el asentamiento espontáneo de la pequeña ciudad de Doruma, dejándolos sin abrigo. Esta área es de difícil acceso y hay pocas organizaciones humanitarias presentes en el terreno.

República Centroafricana

El conflicto en Ecuatoria Occidental ha forzado a miles de sursudaneses de Source Yubu y Ezo a cruzar la frontera y buscar asilo en la República Centroafricana. A 11 de abril, ACNUR había registrado 10.454 refugiados de Sudán del Sur en la ciudad de Bambouti, situada en un área de difícil acceso en la parte más oriental de República Centroafricana. Las nuevas llegadas a Babouti han superado con creces a la comunidad de acogida, estimada en unos 950 habitantes, provocando una grave escasez de recursos. Muchos refugiados padecen malaria, enfermedades transmitidas por el agua y desnutrición. El acceso a agua potable, alimentos, atención médica, letrinas y refugio se necesita con urgencia para toda la población. ACNUR encabezó una misión interagencial a Bambouti el pasado mes para evaluar las necesidades de los refugiados, y organizó un convoy de 12 camiones que entregaron alimentos, medicinas y artículos de ayuda, entre ellos mantas, útiles de cocina y mosquiteras, el pasado 7 de abril. Dado que el acceso a Bambouti desde Bangui es difícil, ACNUR está explorando otras opciones para proporcionar ayuda de emergencia, o bien por vía aérea o por carretera desde Uganda.

Kenia

La Operación de ACNUR en Kakuma, en el noreste de Kenia, ha registrado un aumento continuo de las llegadas desde Sudán del Sur, pasando de una media de 100 personas al mes a comienzos de este año, hasta las 350 personas por semana en los últimos dos meses. Hasta la fecha, el campamento de Kakuma acoge unos 4.185 refugiados sursudaneses recibidos este año, la mayoría de los cuales son niños y mujeres, procedentes de los estados de Ecuatoria Oriental, Alto Nilo y Jonglei, al este del país. Citan la inseguridad, las intensas hambrunas y el alto coste de vida como las causas de su huida.

2,3 millones de personas han tenido que huir de sus hogares desde que la violencia estalló en Sudán del Sur en diciembre de 2013, 678.000 de ellas atravesando las fronteras como refugiados, y 1,69 millones como desplazados dentro del país.