Bulgaria: ACNUR preocupado por órdenes de expulsión de solicitantes de asilo tras tensiones

Refugiados alojados en un antiguo cuartel militar en Harmanli en Bulgaria. Cerca de la frontera búlgara con Turquía, el antiguo cuartel militar en Harmanli se ha convertido en un vasto complejo para albergar a los refugiados.  © ACNUR/Gordon Welters

ACNUR muestra su preocupación por el hecho de que una protesta en el mayor centro de recepción de Bulgaria haya suscitado la petición de expulsión de solicitantes de asilo por motivos de seguridad nacional.

ACNUR urge al gobierno búlgaro a descongestionar el centro de recepción de Harmanli, mejorar las condiciones de habitabilidad y mejorar su la gestión del centro. Por encima de todo, ACNUR urge al gobierno a establecer un diálogo constructivo con los solicitantes de asilo que se encuentran en el centro. ACNUR continuará apoyando los esfuerzos de las autoridades para mejorar las condiciones y trabajará con los refugiados y las comunidades locales para aliviar la tensiones.

Harmanli – el mayor centro de recepción de solicitantes de asilo de Bulgaria, a 250 kilómetros al sureste de la capital, Sofía – fue escenario la semana pasada de una escalada de las tensiones después de que las autoridades introdujeran medidas para limitar el acceso de entrada y salida del ya saturado centro, alegando problemas sanitarios. Los solicitantes de asilo protestaron por esta decisión y por las malas condiciones del centro. La protesta involucró a varios centenares de residentes que lanzaron piedras y prendieron fuego a neumáticos. La policía utilizó balas de goma y un cañón de agua para contener a la multitud.

Más de 300 solicitantes de asilo fueron arrestados. No obstante, siguen sin abordarse las preocupaciones por las condiciones de recepción y la situación de hacinamiento en el centro, lo que alimenta la frustración y las tensiones entre los residentes, propiciando actos de vandalismo. El centro de Harmanli está gravemente saturado, alojando a 3.100 solicitantes de asilo –de los que un tercio son niños-cuando su capacidad oficial es de 2.710 personas. Además de la sobrepoblación, las condiciones sanitarias también son preocupantes, con suministro de agua caliente intermitente. Asimismo existen retos importantes en la provisión de atención médica, incluida la falta de medicamentos. Además, el centro no dispone de instalaciones ni actividades recreativas para niños o adultos.

Las condiciones de acogida también son deficientes en otros centros de recepción e instalaciones de detención de Bulgaria. El centro de detención temporal de Elhovo, situado cerca de la frontera con Turquía, tiene una ocupación de casi el 130%, y las condiciones son deplorables.

Si bien ACNUR no se opone, en principio, al retorno de personas a las que no se les haya concedido protección internacional, estos retornos únicamente deberían tener lugar si se respetasen plenamente todas las garantías procesales, incluido el acceso a un procedimiento de asilo justo y eficaz y el derecho a un recurso judicial efectivo.