Declaración conjunta sobre Siria - ACNUR, UNICEF, PMA, OMS

  © ACNUR/Bassam Diab

Ertharin Cousin, PMA, Directora Ejecutiva
Anthony Lake, UNICEF, Director Ejecutivo
Stephen O'Brien, Secretario General Adjunto de Asuntos Humanitarios y Coordinador de Ayuda de Emergencia
Dr. Margaret Chan, OMS, Directora General
Filippo Grandi, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados

DAVOS, Suiza, lunes 16 de enero de 2017 -- Mientras continúan los esfuerzos para lograr un alto el fuego continuo en Siria, volvemos a exigir un acceso inmediato, incondicional y seguro para llegar a los niños y a las familias que continúan aislados de la ayuda humanitaria en todo el país.

En Siria, actualmente, hay 15 zonas sitiadas donde hasta 700.000 personas, incluyendo a unos 300.000 niños, siguen estando atrapadas. Casi cinco millones de personas, incluyendo más de dos millones de niños, viven en áreas a las que es extremadamente difícil llegar con ayuda humanitaria debido a la lucha, la inseguridad y el acceso restringido.

En toda Siria las personas siguen sufriendo porque carecen de los elementos más básicos para sustentar sus vidas -- también debido al riesgo continuo de violencia. Nosotros -- en efecto, el mundo -- no debemos permanecer en silencio mientras las partes en conflicto continúan usando la negación de alimento, de agua, de suministros médicos y de otras formas de ayuda, como armas de guerra.

Los niños corren un mayor riesgo de desnutrición, deshidratación, diarrea, enfermedades infecciosas y lesiones. Muchos necesitan apoyo después de haber estado expuestos a eventos traumáticos, violencia y otras vulneraciones. Desgraciadamente, demasiados niños solo conocen el conflicto y la pérdida a pesar de su juventud.

Los horrores del asedio de los distritos orientales de Alepo han desaparecido de la conciencia pública, pero no debemos dejar que las necesidades, las vidas y el futuro del pueblo sirio desaparezcan de la conciencia del mundo.

No debemos permitir que 2017 repita las tragedias de 2016 para Siria.