Angola: El ACNUR ayuda a los refugiados recién llegados de la República Democrática del Congo

El personal del ACNUR en el centro de acogida de Mussungue, al noroeste de Angola, distribuye suministros de alimentos como maíz, arroz, frijoles, aceite, sal y sardinas a refugiados congoleños que huyeron de la violencia en la región de Kasai.  © ACNUR/Adronico Marcos Lucamba

GINEBRA, Suiza, 30 de abril de 2017 (ACNUR) -- Un avión que transportaba artículos de asistencia del ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados llegó a Luanda, Angola, para ayudar a más de 11.000 personas que huyeron de una reciente oleada de violencia en la República Democrática del Congo.

El avión, apoyado por UPS, aterrizó el domingo por la mañana desde Dubai, llevando 3.500 lonas plásticas, así como 100 rollos de plástico para proporcionar albergue durante la temporada de lluvias, 17.000 esteras para dormir, 16.902 mantas térmicas, 8.000 mosquiteros, 3.640 juegos de cocina, 8.000 bidones y 4.000 cubos de plástico. El ACNUR transportará más artículos de primera necesidad a Angola en los próximos días.

Desde su inicio a mediados de 2016, el brutal conflicto en la anteriormente pacífica región de Kasai ya ha desplazado a más de un millón de civiles dentro del país.

La asistencia humanitaria a los recién llegados se distribuirá en la zona de Dundo, donde los refugiados han sido alojados en centros de acogida improvisados desde principios de abril. Los refugiados, incluidos unos 4.000 niños, llegan agotados, muchos con signos visibles de haber sido víctimas de violencia, y traen consigo muy pocos recursos. Las condiciones en los centros superpoblados son extremadamente pobres.

"Las personas que llegan necesitan urgentemente asistencia vital, incluyendo comida, agua, albergue y servicios médicos", dice la Sra. Sharon Cooper, Representante Regional del ACNUR para África Meridional. "El ACNUR también está procurando alimentos localmente para apoyar a las personas más vulnerables, incluidos niños, mujeres embarazadas y adultos mayores".

Un equipo de emergencia del ACNUR está presente tanto en Luanda como en Dundo para responder a las necesidades de los refugiados, así como para coordinar la respuesta de emergencia con el Gobierno, las autoridades locales y los socios en el terreno.

El Gobierno planea asignar un nuevo alojamiento en Nzaji, municipio de Camulo, a unos 90 kilómetros de la frontera. Este alojamiento fue utilizado previamente para recibir a desplazados internos durante la guerra civil en Angola. Se están realizando preparativos para evaluar el lugar con el fin de proporcionar albergue, así como instalar letrinas, duchas y puntos de agua para reubicar a los solicitantes de asilo.

La frontera es administrada por el Ejército de Angola. La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados ha pedido al Gobierno que permita a los refugiados continuar cruzando la frontera, proporcionar acceso sin trabas al ACNUR para ayudar a los recién llegados y no devolver a las personas que huyen de la violencia a la República Democrática del Congo.

Angola acoge actualmente a unos 56.700 refugiados y solicitantes de asilo, de los cuales cerca de 25.000 son de la República Democrática del Congo.

ACNUR en Angola tenía un presupuesto anual inicial de $2,5 millones de dólares para proteger y asistir a unas 46.000 personas de interés. En respuesta a la emergencia actual, el ACNUR está solicitando un total de $5,5 millones de dólares para proporcionar asistencia vital inmediata.

UPS es uno de los principales socios de emergencia del ACNUR. Cada año, la Fundación UPS contribuye con experiencia logística, fondos y servicios para apoyar y mejorar nuestra respuesta de emergencia para proporcionar ayuda para salvar las vidas de las familias forzadas a huir.