Alto Nilo: ACNUR comienza puente aéreo para ayudar a 50 mil refugiados sudaneses

The aid being flown in includes kitchen sets, blankets, soap, plastic sheets, sleeping mats, jerry cans, mosquito nets and drilling equipment for wells. [for translation]

Refugiados sudaneses en Jamam, Sudán del Sur.  © ACNUR/P.Rulashe

JUBA, Sudán del Sur, 19 de junio (ACNUR) – La agencia de las Naciones Unidas para los refugiados informó el martes que comenzó un nuevo puente aéreo con ayuda de emergencia para los refugiados en el Alto Nilo (Sudán del Sur). Los vuelos están proporcionando ayuda a 50 mil refugiados del estado sudanés del Nilo Azul, que han huido del conflicto y tienen escasez de comida.

Desde el sábado, el avión charter de ACNUR Ilyushin 18 ha realizado dos vuelos diarios para transportar suministros de emergencia básicos desde Juba a Paloich, una franja aérea que recientemente ACNUR negoció su acceso. El aeropuerto de Paloich queda a 90 km por carretera del campamento de refugiados de Jammam y a 150 km del campamento de Doro, con el campamento de Yusuf Batil en el medio de ambos.

Los artículos de ayuda incluyen utensilios para cocina, jabón, sábanas plásticas, colchonetas, bidones y mosquiteros. Uno de los voceros de ACNUR, Adrian Edwards manifestó: "También estamos trayendo equipos para perforar pozos nuevos con el fin de aumentar el suministro de agua potable, que está muy limitado en la zona".

Con el nuevo puente aéreo, ACNUR tiene la esperanza de acelerar la entrega de estos suministros. Las difíciles condiciones de las rutas se han agravado debido a las lluvias, que han causado considerables retrasos en los largos trayectos de transporte terrestre.

El 20 de diciembre del año pasado, durante un mes ACNUR inició un puente aéreo desde la capital de Kenia, Nairobi hasta Juba, y transportó suministros suficientes para cubrir las necesidades de los refugiados que habían huido a Sudán del Sur desde Kordofan del Sur y el Nilo Azul. Estos alcanzaron hasta que se produjo la nueva oleada de los últimos dos meses. A medida que la entrada aumentó, ACNUR estableció nuevas rutas de suministro a través de Etiopía. La agencia también está utilizando barcazas en el río Nilo.

"Debido a las condiciones de seguridad y humanitarias en deterioro en el sur de Kordofan y Nilo Azul, un creciente número de sudaneses han buscado seguridad en Sudán del Sur, lo que supera con creces nuestra planificación original", dijo Edwards. "En el estado del Alto Nilo, por ejemplo, donde habíamos planeado asistir unos 75 mil refugiados, ya hay alrededor de 105 mil personas que han cruzado desde el estado del Nilo Azul".

Más al oeste, en el estado de Unidad, en Sudán del Sur, el campamento de refugiados de Yida actualmente cuenta con más de 55 mil personas. Esta cifra representa 15 mil refugiados más que hace un mes y ACNUR está planeando enviar suministros adicionales para ellos desde Juba. Los recién llegados se están instalando en tierras que las autoridades dicen que se utilizan para el pastoreo de ganado, causando inquietud entre la población local.

También es motivo de preocupación para ACNUR la proximidad de esta zona con la frontera. ACNUR está trabajando con las comunidades locales y los líderes de los refugiados para fomentar las buenas relaciones. Asimismo estamos destinando a Yida un planificador de terrenos para que ayude a los recién llegados.

Mientras tanto en Etiopía, en la región de Benishangul Gumuz, continúa el registro de los nuevos refugiados que han llegado desde el estado sudanés del Nilo Azul, ya son más de 36 mil refugiados en la zona. "Con la ayuda de la Organización Internacional para las Migraciones estamos reubicando a los refugiados sudaneses en el recién inaugurado campamento de Bambasi. Hasta el momento unos 1.500 refugiados han sido reubicados desde el centro de tránsito de Ad-Damazin al de Bambari", expresó Edwards.

El objetivo de ACNUR es trasladar a todos los 14 mil refugiados desde Ad-Damazin a un ritmo de 2 mil personas por semana. A diferencia de Ad-Damazin, Bambasi está a una distancia segura de la frontera entre Etiopía y Sudán y posee abundantes fuentes de agua. También es un lugar equipado para que los refugiados no sólo reciban asistencia alimentaria y no alimentaria, sino que también tengan espacios comunitarios. Bambasi puede hospedar hasta 20 mil personas.

Desde junio del año pasado, casi 200 mil sudaneses se han visto obligados a huir a Sudán del Sur y Etiopía.

Gracias a la voluntaria de UNV Online Lucienne Cambón por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.