Gobiernos como socios

Con presencia en más de 128 países, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados trabaja en coordinación con los Gobiernos anfitriones para proteger y asistir a las personas refugiadas, así como para encontrar soluciones duraderas a sus problemas. En muchos países, la agencia también contribuye con fondos para el trabajo de instituciones oficiales con personas refugiadas.

También trabajamos en estrecha colaboración con los gobiernos para apoyar políticas de asilo seguras y respetuosas, para negociar la seguridad y la ubicación de los campamentos de refugiados y para garantizar la seguridad de los refugiados a su regreso a casa.

En la mayoría de los países, los Gobiernos, con la asistencia de ACNUR, coordinan las actividades de los socios que trabajan para proteger y asistir a las personas refugiadas, y son responsables de la seguridad física de ambos.

Un número de estos estados son miembros del Comité Ejecutivo, compuesto por 76 Estados, y que participan en las reuniones anuales y en las consultad del Comité Permanente. Otros países son representados por sus misiones permanentes en la ONU en Ginebra, lo que les permite mantenr un cercano contacto con la sede de ACNUR, así como una relación cercana a nivel nacional.

Muchos países que acogen personas refugiadas contribuyen financieramente con ACNUR y proveen igualmente terreno, recursos naturales, instalaciones, personas o expertise para los programas de protección de refugiados y asistencia.

Los signatarios de la Convención de Refugiados de 1951 y su Protocolo de 1967 establecieron procedimientos para determinar quién puede considerarse refugiado y proporcionar medios de subsistencia, protección y soluciones duraderas para los solicitantes de asilo y los refugiados. En tales casos, el ACNUR ayuda a los gobiernos y grupos civiles, a menudo con carácter consultivo, a fortalecer y aplicar estas medidas.

En los casos en que un país no es signatario de la Convención o donde no se ha establecido la legislación de implementación, el ACNUR, por invitación del gobierno, trata de garantizar que se cumplan las normas internacionales apropiadas.