Fuerte aumento del número de refugiados y solicitantes de asilo eritreos en Europa, Etiopía y Sudán

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

Durante los primeros diez meses de 2014, el número de solicitantes de asilo eritreos que llegan a Europa prácticamente se ha triplicado. En Etiopía y Sudán, países vecinos de Eritrea, el número de refugiados eritreos también se ha incrementado sustancialmente. En lo que llevamos de año, cerca de 37.000 eritreos han buscado refugio en Europa, frente a los 13.000 del mismo periodo del año pasado.

La mayor parte de las solicitudes de asilo han sido presentadas en Suecia, Alemania y Suiza, y la gran mayoría de eritreos han llegado a Europa en barco atravesando el Mediterráneo. La oficina de ACNUR en Italia ha informado de que el 22% de las personas que llegan en barco a sus costas son eritreos, con un total de casi 34.000 personas este año. Los eritreos constituyen de esta forma el segundo mayor grupo de llegadas a Italia por mar, después de los sirios.

La mayor parte de los eritreos que llegan a Europa han atravesado antes Etiopía y Sudán. Estos países también han experimentado un drástico aumento en el número de llegadas, incluyendo a muchos menores no acompañados. Más de 5.000 eritreos han cruzado a Etiopía sólo en el mes de octubre, frente a una media de unas 2.000 llegadas al mes desde comienzos de año. Alrededor del 90% de los recién llegados en octubre tienen entre 18 y 24 años. Además, 78 niños llegaron solos, sin un familiar adulto. Esta tendencia parece que continuará en noviembre, ya que más de 1.200 eritreos han llegado a Etiopía durante la primera semana de este mes.

En Sudán, ACNUR también ha sido testigo de un notable aumento en el número de llegadas desde comienzos de 2014. Este año, más de 10.700 eritreos han buscado refugio en Sudán, lo que supone una media de más de 1.000 llegadas al mes.

Actualmente hay más de 216.000 refugiados de Eritrea en Etiopía y Sudán. Este último país ha estado acogiendo a refugiados eritreos desde hace más de 40 años, lo que convierte a esta situación de refugiados en una de las más prolongadas de África. Los eritreos comenzaron a llegar a Etiopía en 2002, tras el fin del conflicto entre ambos países. Los recién llegados han contado al ACNUR que han huido de una campaña más intensa de reclutamiento para el servicio militar nacional, que es obligatorio y a menudo de duración indefinida.

En Etiopía y Sudán, cada vez más refugiados, principalmente jóvenes, se sienten frustrados por la escasez de servicios y la ausencia de oportunidades de independencia económica en los campos. La escasez de fondos para el programa en favor de los refugiados eritreos en ambos países está provocando limitaciones para el acceso a la educación secundaria y postsecundaria, así como falta de programas de formación profesional y de posibilidades de empleo. Sin esperanzas de un futuro mejor y con el sentimiento de que no tienen nada que perder, muchos eritreos caen en manos de traficantes sin escrúpulos y arriesgan sus vidas para cruzar el Mediterráneo en barcos hacinados y no aptos para la navegación. ACNUR está muy preocupado por el hecho de que los refugiados que llegan hoy a Etiopía tratarán de proseguir su viaje.

Es necesario incrementar las oportunidades educativas y de autosuficiencia económica para los refugiados en los países vecinos de Eritrea con el fin de evitar que estas personas prosigan su periplo simplemente por la desesperación. Al mismo tiempo, ACNUR pide a Europa que aumente sus esfuerzos para ofrecer alternativas legales creíbles a estos peligrosos viajes con el fin de proteger a estas personas de los riesgos de viajar con traficantes. La respuesta colectiva tiene que mantener una fuerte capacidad de rescate de personas en el mar y ofrecer formas más seguras para que los refugiados encuentren seguridad, especialmente con más programas de reasentamiento, y favoreciendo otras formas de admisión humanitaria y programas de patrocinio privado. ACNUR está pidiendo a los gobiernos europeos que hagan más para facilitar la reunificación familiar y utilicen programas como los visado de estudiantes o de empleo para beneficiar a los refugiados.

Información adicional:

Durante los primeros diez meses de 2014, 36.678 eritreos buscaron refugio en 38 países europeos, en comparación con los 12.960 durante el mismo periodo del año pasado. La mayor parte de las solicitudes de asilo se presentaron en Suecia (9.531), Alemania (9.362), Suiza (5.652) y los Países Bajos (4.113). En lo que va de año, las autoridades italianas han registrado 342 solicitudes de asilo por parte de eritreos.

Sudán es el principal país de asilo para los eritreos, con 109.594 refugiados a finales de octubre de 2014.

Desde comienzos de este año, 10.701 personas han llegado al país, incluyendo 1.259 durante el mes de octubre. La mayoría de los refugiados están viviendo en campamentos en la árida zona este del país (Gaderef y Kassala), mientras que un reducido número de ellos está residiendo en Jartum, la capital del país.

Etiopía es el segundo país de asilo para los eritreos: 106.859 refugiados han encontrado seguridad allí, incluyendo 1.591 menores no acompañados a finales de octubre. La mayoría vive en cuatro campos de refugiados en la región de Tigray y en dos de la región de Afar, en el noreste de Etiopía.