ACNUR y Bangladesh comienzan el proceso de identificación de los refugiados rohingya

Verificación de refugiados rohingya por parte del Gobierno de Bangladesh y ACNUR  © ACNUR/UNHCR/Caroline Glück

El gobierno de Bangladesh y ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, han puesto en marcha un proceso conjunto de verificación de los refugiados rohingya en Bangladesh.

El ejercicio, que comenzó a finales de junio y se espera dure seis meses, ayudará a consolidar una base de datos unificada con objeto de garantizar la protección, gestión de la identidad, documentación, prestación de asistencia, elaboración de estadísticas de población y, en última instancia, soluciones para unos 900.000 refugiados que han huido de Myanmar a Bangladesh en sucesivas oleadas de desplazamiento forzado. La mayoría de ellos, más de 720.000, huyeron desde agosto del año pasado en una de las emergencias de mayor envergadura y de más rápida evolución que haya tenido lugar en la región en las últimas décadas.

La verificación jugará un papel clave para establecer las identidades de los refugiados y los lugares de origen en Myanmar declarados por ellos. Asimismo ayudará a preservar su derecho al retorno voluntario en el momento en que se den las condiciones adecuadas para hacerlo. El programa de verificación también ayudará a mejorar la exactitud de los datos de los refugiados en Bangladesh, ayudando al gobierno y a los socios humanitarios a tener un mayor conocimiento de las necesidades específicas de la población refugiada, mejorar la planificación y prestación de protección y asistencia y evitar la duplicación de servicios.

En el programa se utilizan datos biométricos, que incluyen el escaneo del iris y la toma de huellas dactilares así como fotografías, con el objetivo de identificar a todos los refugiados mayores de 12 años. Una vez finalizado el proceso los refugiados recibirán nuevos documentos de identidad. Para muchos de los refugiados, esta será la primera vez que posean un documento personal de identidad.

Estos documentos de identidad del tamaño de una tarjeta de crédito contienen medidas antifraude. Son emitidos conjuntamente por el Gobierno de Bangladesh y ACNUR.

Unos 4.200 refugiados ya han sido identificados desde el inicio del programa el 21 de junio. A pesar de las fuertes lluvias del monzón registradas en los últimos días, la mayoría de refugiados sigue asistiendo a sus citas de verificación, conscientes de la importancia de tener un documento de identidad.  

ACNUR ha llevado a cabo campañas de información y sensibilización sobre el propósito y desarrollo proceso de verificación, entre otras vías, a través de consultas con la comunidad de refugiados. Los comités de refugiados también apoyan y animan a los refugiados a participar y asistir a sus citas.

ACNUR ha proporcionado ordenadores, servidores, routers inalámbricos, hardwares biométricos y equipos de impresión, al tiempo que ha puesto a disposición el software de registro biométrico de la Agencia. Además, 150 trabajadores de ACNUR y las ONGs socias están trabajando actualmente para dar apoyo a los funcionarios del gobierno y organizadores comunitarios.

Tras su visita a Bangladesh esta semana, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, afirmó hacen falta más recursos para ampliar los servicios de educación y salud, así como las infraestructuras, para así crear una vida más sostenible para los refugiados rohingya y las comunidades que los están acogiendo. 

Diez meses después del inicio de la crisis de refugiados rohingya, la respuesta continúa centrada en abordar las necesidades humanitarias masivas, así como en mitigar el impacto de las lluvias monzónicas en los asentamientos de refugiados. Pero como destacó el Alto Comisionado durante su visita, se necesita más apoyo internacional para aumentar la ayuda, y que pase de ser un apoyo puramente humanitario y para el día a día, a una ayuda al desarrollo centrada en el medio plazo.

Hasta ahora, el Plan de Respuesta Conjunta de las Naciones Unidas para la situación de los rohingya en Bangladesh sólo ha recibido el 26% de los fondos necesarios. ACNUR agradece el generoso apoyo de los donantes multilaterales, estatales y privados, pero recuerda que hacen falta más fondos para cubrir las necesidades urgentes de los refugiados y las comunidades que los acogen en Bangladesh.