ACNUR asiste el retorno de más de 2.000 refugiados somalíes desde Yemen

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

Batola, Hussen Mohammed y sus hijos se preparan para partir del puerto yemení de Adén hacia Somalia, con el apoyo de ACNUR y la OIM, bajo el programa de retorno espontáneo asistido para refugiados somalíes en Yemen.   © ACNUR / Shabia Mantoo

Ayer (lunes 6 de agosto) un bote con 116 refugiados somalíes llegó al puerto de Berbera en Somalia, después de salir de Adén, Yemen, el domingo. Este es el último retorno espontáneo asistido facilitado por ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, en cooperación con la OIM y las autoridades en Yemen y Somalia. Con este grupo, el número de refugiados que han retornado a Somalia desde el inicio del programa en 2017 ya sobrepasa los 2.000. En lo que va del año, 1.321 somalíes (incluyendo los 116 que partieron el domingo) han regresado a sus lugares de origen en Somalia.

En los dos últimos meses, las condiciones climáticas impidieron que el bote pudiera navegar. Entre las personas refugiadas, se encontraban mujeres jefas de hogar que esperaban reunirse con sus familias extendidas, varios estudiantes con la esperanza de retomar su educación, así como un paciente crítico que viajaba con su hijo, miembros de su familia y un doctor.

El programa de Retorno Espontáneo Asistido se inició en 2017 en respuesta a la petición de los refugiados para que ACNUR les ayudara con su retorno. Actualmente, Yemen alberga a más de 270.000 refugiados, la gran mayoría de los cuales son somalíes (256.363). Alrededor del 45% están alojados en el sur del país, en el campamento de refugiados de Kharaz, el único campamento de refugiados de Yemen, y en el asentamiento urbano de Basateen en Adén. Otros están en varios lugares en el norte del país.

El continuo conflicto en Yemen ha afectado a no solo a los nacionales yemeníes, sino también a los refugiados en el país. ACNUR y sus socios se enfrentan a significativos desafíos para asegurar entornos de vida seguros, protección adecuada, asistencia humanitaria y acceso a servicios esenciales de primera necesidad. Las personas refugiadas son vulnerables al matrimonio precoz, el trabajo infantil, la detención y el riesgo de movimientos continuos peligrosos. Estas circunstancias se han sumado a la necesidad urgente de que ACNUR incremente el apoyo humanitario, mitigue los riesgos y encuentre soluciones duraderas para estas personas.

ACNUR lleva a cabo campañas informativas para asegurar que los refugiados tomen decisiones voluntarias e informadas sobre los retornos, especialmente tomando en cuenta el contexto actual de Yemen. Muchos de los que eligen volver a casa citan dificultades para subsistir y ganarse la vida. Otros, especialmente aquellos que han completado la escuela intermedia o secundaria, esperan continuar estudios superiores en Somalia. Bajo las condiciones actuales, tales oportunidades en Yemen son mínimas.

El viaje desde el puerto de Adén a Berbera dura entre 15 y 17 horas. ACNUR ofrece un paquete de asistencia a los refugiados tanto en Yemen como en Somalia. En Yemen, el paquete incluye una subvención en efectivo de múltiples propósitos para procurar las necesidades básicas para el viaje y consolidar las deudas pendientes u obligaciones financieras. OIM brinda asistencia de transporte internacional y dentro del país, así como asistencia médica. ACNUR también facilita los permisos de salida y la documentación de viaje en cooperación con las autoridades yemeníes y somalíes. A su llegada a Somalia, los repatriados reciben una subvención en efectivo para la reinstalación y una asignación monetaria extra. Los repatriados también reciben un paquete que consiste en artículos para el hogar, asistencia alimentaria a través del PMA y un subsidio de educación para niños de escuela primaria.

 

Para mayor información sobre el tema, por favor contacte: