Skip to main content

Galerías de imágenes

Inundaciones en Pakistán

Las lluvias torrenciales y las correntadas han afectado a alrededor de un millón de personas en el sudoeste y noroeste de Pakistán. Más de mil personas perdieron sus vidas cuando el agua inundó sus hogares la semana pasada. A pesar de que las lluvias del monzón no son nada nuevo para los pakistaníes, ha llovido más de lo esperado, arrasando viviendas, carretereras y otras infraestructuras básicas, creando el peor desastre ocasionado por las inundaciones en la historia del país. ACNUR lanzó una respuesta de asistencia para apoyar a las autoridades en la ayuda a las personas afectadas por la inundación. Las autoridades locales de ayuda en emergencias en las provincias de Balochistan y Khyber-Pakhtunkhwa han comenzado a distribuir carpas y otros suministros de emergancia provistos por el ACNUR. Más suministros están en camino.

Encontrando un hogar

Día Mundial del Refugiado 2010

Dicen que no hay lugar como el hogar, sin embargo, para millones de personas el hogar sólo es una memoria lejana. Un lugar que tuvieron que dejar para huir de la violencia y la persecución. Muchos terminan viviendo en carpas o alojamientos improvisados, tanto e su propio país, como en el extranjero. Más de la mitad de los refugiados dentro de la competencia del ACNUR viven actualmente en zonas urbanas desfavorecidas.

La mayoría sueña con regresar a su hogar, otros esperan en el reasentamiento, otros más consiguen integrarse en los países de acogida. Todos desean un verdadero hogar donde puedan reconstruir sus vidas.

El ACNUR trabaja para encontrar soluciones duraderas para todos ellos. En 2008 casi dos millones de refugiados y desplazados internos pudieron retornar a sus hogares y 65.548 personas fueron reasentadas a 26 diferentes países. Además, el ACNUR estima que alrededor de 1,1 millones de refugiados fueron nacionalizados en los respectivos países de asilo en los últimos diez años.

En el Día Mundial del Refugiado el ACNUR reconoce la fuerza y la determinación de las personas que fueron desarraigadas por la fuerza y reafirma su compromiso para protegerlas y encontrar soluciones para ellas.

Colombia: Desplazados internos en zonas urbanas

En la indiferencia del resto del mundo, el violento conflicto interno que azota Colombia desde hace cuatro décadas ha obligado a más de de 3,5 millones de colombianos a huir de sus hogares y nuevos desplazamientos se registran casi todos los días. Algunos buscan la seguridad en el extranjero, sin embargo, el 80 por ciento de los desplazados se asienta en los principales centros urbanos del país.

Para muchos de ellos las ciudades representan la anhelada seguridad después de que sus seres queridos fueron asesinados, o de que salvaron a sus hijos del reclutamiento forzado. Aún así, los lugares donde consiguen establecerse son a menudo los barrios más pobres, ubicados en empinadas colinas o en zonas costeras sujetas a inundaciones.

Quienes proceden de las zonas rurales encuentran a menudo dificultades en ganarse la vida en las ciudades. No pudiendo dedicarse a la agricultura, tienen que encontrar otros trabajos para ganar suficiente dinero para alimentar a sus familias. 

Muchos desplazados también están traumatizados. Por ejemplo, algunas mujeres que antes trabajaban y eran independientes, ahora necesitan constantemente de alguien que las acompañe. 

El ACNUR trabaja en conjunto con el Gobierno de Colombia para brindar servicios a la población desplazada. Una primera etapa de importancia fundamental fue la colaboración de largo plazo que permitió emitir documentos de identidad para más de 700.000 desplazados colombianos.

Todas las imágenes: © ACNUR/ Zalmaï