Tamaño del texto A A A

16 Días de Activismo: ACNUR se compromete a trabajar para erradicar el matrimonio infantil

Con ocasión de los 16 Días de Activismo contra la Violencia de Género el ACNUR pretende hacer un llamado para acabar con el matrimonio infantil en todo el mundo.

GINEBRA, 25 de de noviembre de 2014 (ACNUR) - El Alto Comisionado de las Naciones Unidad para los Refugiados, António Guterres, condenó el martes el matrimonio infantil y señaló que su organización debe hacer todo cuanto pueda para ayudar a erradicar esta práctica que afecta a alrededor de quince millones de niñas cada año. Sus observaciones tuvieron lugar en una breve ceremonia en Ginebra con motivo de los 16 Días de Activismo contra la Violencia de Género que se celebran anualmente.

Para los 16 Días de este año, que terminan con el Día Internacional de los Derechos Humanos del 10 de diciembre, el ACNUR ha elegido su propio tema: “Protección de los derechos y preservación de la infancia: Trabajando juntos para encarar el matrimonio infantil”. Aunque elogió el trabajo realizado hasta la fecha por el personal del ACNUR, Guterres consideró que aún podría hacerse más. “Dado que el matrimonio infantil es una práctica profundamente arraigada, el ACNUR debe continuar trabajando junto con las comunidades, líderes y actores en educación y salud para concienciar acerca de sus riesgos, así como de los beneficios de mantener a los menores en la escuela retrasando el matrimonio hasta su edad adulta”, dijo en un mensaje aparte para el equipo.

“Debemos apostar con nuestros gobiernos por la prohibición del matrimonio infantil para que su regulación sea de obligado cumplimiento. El talento y la formación profesional de niños en situación de riesgo, así como actividades generadoras de ingresos para sus familias, pueden ayudar a prevenir el matrimonio infantil”, añadió. El Alto Comisionado sostuvo que debido a la conexión entre violencia sexual y de género y las relaciones de poder, el empoderamiento de la mujer en todos los niveles resulta esencial para proteger los derechos de las niñas. “Proporcionar apoyo a las chicas que han contraído matrimonio a edad temprana resulta también de vital importancia”, destacó.

Guterres señaló que el matrimonio infantil viola derechos y niega oportunidades, por lo que animó al equipo a concienciar acerca de estos riesgos y a trabajar con las comunidades para encontrar vías de protección de los derechos de las niñas, mejorando su acceso a la educación y dándoles así la oportunidad de un futuro mejor. El matrimonio infantil tiene lugar en muchos países donde el ACNUR opera, particularmente en Asia, África y Oriente Medio. Algunas personas desplazadas practican matrimonio infantil antes de dejar sus hogares, por lo que la tradición continúa. Otros, sienten que tienen poca capacidad de elección debido a las dificultades e inseguridad a las que se enfrentan: el matrimonio infantil es visto como una manera de proteger a los niños o de aliviar graves situaciones económicas.

Contraer matrimonio a una edad temprana puede tener un devastador impacto en la vida del menor. Aunque algunos chicos son también casados siendo aún niños, lo que puede conllevar a la asunción de cargas de adultos sobre sus hombros y a interrumpir su educación, estamos ante un problema que de forma predominante encaran las niñas. Por debajo de la edad de 18 años, las chicas no están física ni emocionalmente preparadas para convertirse en esposas y madres. Bajo estas situaciones, son más susceptibles de padecer violencia doméstica, incluyendo violencia sexual, particularmente debido al desequilibrio de poder que existe entre una chica y un hombre de mayor edad. A las chicas casadas frecuentemente se les niega la oportunidad de ir a la escuela, ya que sus familias encuentran poco valor en la educación una vez que contraen matrimonio. Esta realidad no solo priva a las niñas de la oportunidad de aprender y socializar con sus compañeros, sino que también las hace dependientes de sus maridos, además de exponerlas al abuso y limitar sus perspectivas de futuro.

Las adolescentes que quedan embarazadas cuentan con un alto riesgo de mortalidad materna y otras complicaciones durante la gestación y el alumbramiento. Siendo aún niñas ellas mismas, no tienen el conocimiento suficiente ni la capacidad para criar a sus propios hijos, lo que trae serias repercusiones para su salud y bienestar.

Las oficinas del ACNUR alrededor del mundo llevarán a cabo una amplia gama de actividades para conmemorar los 16 Días de Activismo y el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia de Género. El personal en el terreno ha colectado dibujos e historias de los niños representando sus opiniones, miedos y experiencias acerca del matrimonio infantil. El arrollador mensaje es que los niños no quieren casarse, que temen ser expuestos a abusos y que prefieren abrazar su infancia y continuar con su educación.

16 Días de Activismo es una campaña internacional surgida del primer Instituto de Liderazgo Global de las Mujeres en 1991. Reúne al ACNUR, socios, personas de interés y comunidades anfitrionas de todo el mundo en un llamado común para poner fin a la violencia sexual y de género en todas sus formas.

Gracias a la Voluntaria en Línea Carmen Sánchez Oliver por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.