ACNUR se prepara para recibir a los refugiados que huyen de Yemen

La Agencia de la ONU para los Refugiados está ayudando simultáneamente a cientos de miles de refugiados y desplazados dentro de Yemen.

La guardia costera de Yibuti escoltando barcos cargados de refugiados en el puerto de Obock.  © ACNUR/J.Cyriaque Grahouan

GINEBRA, 10 de abril de 2015 (ACNUR) – La Agencia de la ONU para los Refugiados dijo el pasado viernes que se está preparando para recibir hasta 130.000 refugiados, que podrían huir en barco a África escapando del conflicto en Yemen, mientras trabaja para ayudar a otros cientos de miles de refugiados y yemeníes en peligro dentro del país.

"Con 14 de las 22 gobernaciones de Yemen afectadas por ataques aéreos o enfrentamientos armados, ACNUR emitió ayer un documento de posición para los gobiernos solicitando a todos los países que permitan acceso a su territorio a los civiles que huyen de Yemen", dijo Adrian Edwards, un portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Edwards declaró en una conferencia de prensa que el flujo histórico de refugiados desde el Cuerno de África a Yemen – que ha conformado casi la totalidad de los 250.000 refugiados registrados en Yemen- está ahora invirtiéndose. Durante los últimos 10 días, unas 900 personas han cruzado el Golfo de Adén hacia Yibuti, Puntland y Somaliland.

"Nos comentan los refugiados que mucha más gente está intentando dejar Yemen, pero encuentran dificultades por la escasez de combustible y las altas tarifas que cobran los operadores de las embarcaciones que los trasladarían", dijo Edwards. "Se cierran los puertos y a los barcos no se les permite salir".

ACNUR está elaborando planes de contingencia para recibir hasta 30.000 refugiados durante los próximos 6 meses en Yibuti, país que ya acoge a casi 15.000 refugiados. En Somaliland y Puntland, ACNUR y sus socios han empezado a prepararse para recibir hasta 100.000 personas. Los que escapan de Yemen incluyen tanto a aquellos refugiados que en un principio habían escapado de África a Yemen como los yemeníes que escapan de su propio país.

ACNUR está extremadamente preocupado acerca de los peligros que pudieran acontecer para cualquiera que intente huir cruzando el Mar Rojo y el Golfo de Adén, donde no hay posibilidad alguna de realizar operaciones de búsqueda y rescate", dijo Edwards. "El pasado año, fue confirmada la pérdida de 246 vidas humanas mientras intentaban llegar a Yemen cruzando el mar".

Mientras tanto, en la medida que le sea posible, ACNUR continúa con sus operaciones dentro de Yemen para ayudar a los 250.000 refugiados y 330.000 yemeníes desplazados como consecuencia de anteriores disturbios y otros miles más afectados por la violencia acontecida en las últimas 2 semanas. Los refugiados son mayoritariamente somalíes, con algunos eritreos, etíopes, iraquíes y sirios.

La Agencia de la ONU para los Refugiados pidió a todos los países que suspendieran la repatriación forzosa de personas a Yemen.

Edwards dijo que en el campamento de refugiados de Al Kharaz, en el sur de Yemen, donde las operaciones de ayuda humanitaria continúan para los 18.000 refugiados Somalíes que ya se encuentran allí, se está proporcionando alojamiento y otro tipo de ayuda a más personas que han huido de los combates en zonas urbanas.

"En las zonas urbanas muchos refugiados son cada vez más vulnerables según se van intensificando los combates", dijo Edwards. También comentó que la gente había perdido sus medios subsistencia, no podían acceder a los servicios y, en un incidente conocido por ACNUR, seis familias refugiadas en Sana'a habían visto cómo sus casas eran destruidas por los bombardeos aéreos.

"Muchos de los desplazados internos permanecen en escuelas y hospitales", dijo Edwards. "Otros se quedan con familiares o familias de acogida. Mantas, colchones y otros artículos de emergencia son de urgente necesidad. ACNUR dispone de suministros básicos en el sur de Yemen para unas 30.000 personas, aunque la distribución a los afectados se vea obstaculizada por caminos bloqueados y falta de seguridad.

Irónicamente, incluso mientras hay refugiados que huyen de Yemen a África, ACNUR informó de que cientos de solicitantes de asilo -por no ser conscientes de la situación o por encontrase ya en manos de traficantes de personas- continúan llegando a las costas de Yemen. Edwards hizo un llamamiento para que los buques en el Golfo de Adén acudieran al rescate de cualquier embarcación que transportara refugiados -hacia o desde Yemen- y se encontrara en situación de peligro.

Gracias a la Voluntaria en Línea Manuela Carretón Díaz-Minguez por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.