Chile: Niños y niñas refugiados cumplieron su sueño de ser futbolistas profesionales por un día

La iniciativa se llevó a cabo en el marco del Día Mundial del Refugiado, fue organizada por ACNUR, el equipo de fútbol Universidad Católica y por la Fundación de Ayuda Social de las Iglesias Cristianas.

En Chile, alrededor de 30 niños y niñas refugiados y solicitantes de asilo vivieron la experiencia de convertirse en futbolistas del equipo Universidad Católica, en el marco del Día Mundial del Refugiado.

En Chile, alrededor de 30 niños y niñas refugiados y solicitantes de asilo vivieron la experiencia de convertirse en futbolistas del equipo Universidad Católica, en el marco del Día Mundial del Refugiado.  © ACNUR/Eugenia Paz

SANTIAGO, Cihle - “Desde chiquito me ha gustado jugar el fútbol y cuando crezca me gustaría ser grande en este deporte, me gustaría jugar en el exterior”, dice Einer Felipe, un muchacho colombiano de doce años, mientras juega con una pelota de fútbol. Él y otras decenas de niños y niñas provenientes desde Colombia, Venezuela, Siria e Irak participaron en una actividad conmemorativa del Día Mundial del Refugiado, en la que pudieron recorrer las instalaciones del Estadio San Carlos de Apoquindo, del equipo chileno Universidad Católica.

Posteriormente, los niños y niñas vivieron la experiencia de convertirse en jugadores de fútbol profesionales: ingresaron a los camarines, se vistieron con el uniforme de Universidad Católica y salieron a la cancha mientras eran alentados por sus familias. Tras ello, jugaron un partido de fútbol que tuvo como directores técnicos a los reconocidos jugadores Milovan Mirosevic e Ignacio Prieto.

“Como Club estamos muy felices de recibir hoy a estos niños y niñas refugiados. La verdad es que los vi muy contentos de vivir una experiencia parecida a la que viven los jugadores profesionales, así que nosotros estamos encantados de que hayan venido a visitarnos”, comentó Mirosevic.

El evento contó con la participación de los reconocidos futbolistas Milovan Mirosevic e Ignacio Prieto, así como de Mijail Bonito, Asesor del Ministerio del Interior y Delfina Lawson, Jefa Nacional del ACNUR.

El evento contó con la participación de los reconocidos futbolistas Milovan Mirosevic e Ignacio Prieto, así como de Mijail Bonito, Asesor del Ministerio del Interior y Delfina Lawson, Jefa Nacional del ACNUR.  © ACNUR/ Eugenia Paz

“Tuve la oportunidad de vivir en Francia, en donde llegaban muchos niños y niñas refugiados desde los países africanos, conocí sus realidades y trabajé con ellos en escuelas de fútbol. Por lo tanto, participar hoy en esta actividad ha sido muy bonito y significativo para mí”, aseguró Ignacio Prieto, histórico jugador de Universidad Católica, considerado uno de los más grandes defensas centrales del fútbol chileno.

Según las últimas cifras del informe “Tendencias Globales” del ACNUR, en Chile existen más de 10 mil personas refugiadas y solicitantes de asilo, la mayoría de ellas provenientes desde Colombia. “El deporte es una excelente herramienta para promover la integración local de las personas que ha huido de la violencia o la persecución en sus países de origen”, señaló Delfina Lawson, jefa de la oficina del ACNUR en Chile. “Nos gustaría que se promuevan más actividades como ésta, que empoderan a las personas refugiadas, les entrega voz, les permite fortalecer sus redes comunitarias y los llenan de esperanzas para el futuro”, agregó.

En el Día Mundial del Refugiado, que se celebra cada 20 de junio, el ACNUR conmemora la fuerza, valor y perseverancia de las decenas de millones de personas que se ven forzadas a huir de sus hogares debido a las guerras, la violencia, la persecución e inseguridad generalizada.