Maha y Souad Mamo son las primeras personas reconocidas como apátridas por Brasil

Las hermanas recibieron del Gobierno Federal el reconocimiento de la condición de personas apátridas durante la celebración del Día Mundial del Refugiado en Brasilia y ahora podrán ser naturalizadas como brasileñas.

Las hermanas Souad y Maha fueron las primeras personas reconocidas como apátridas por el Gobierno brasileño.

Las hermanas Souad y Maha fueron las primeras personas reconocidas como apátridas por el Gobierno brasileño.  © ACNUR/Victoria Hugueney

BRASILIA, Brasil - “¡Ya falta poco!” Exclamó aliviada la hija de sirios nacida en el Líbano y casi brasileña, Maha Mamo, de 30 años. Todas estas certificaciones son relevantes para su historia de vida: apátrida desde que nació, ella y su hermana están más cerca de conseguir la naturalización brasileña.

Después de la decisión del Ministro de Justicia de Brasil, Torquato Jardim, Maha y Souad Mamo se convirtieron ayer en las primeras personas reconocidas por el Gobierno brasileño como apátridas. Este es el primer paso para que las hermanas, que han vivido casi cuatro años en Brasil como refugiadas, puedan cambiar la cédula de Registro Nacional Migratorio por una de RG (Registro General).

Para obtener la ciudadanía deben presentar el examen Celpe-Bras, el certificado de aptitud en lengua portuguesa para extranjeros. Su prueba está programada para el 1 de octubre, en Porto Alegre.

“Quiero poder decir que pertenezco a algún lugar. Saber que allí, yo existo”.

Tener la naturalización en Brasil implica mucho más que poseer un nuevo documento. Para Souad, tener una identidad brasileña significará finalmente existir para el resto del mundo. “Quiero un futuro en el mundo. Con presencia, existencia, y sin miedo de no tener una patria. Quiero poder decir que pertenezco a algún lugar. Saber que allí, yo existo”.

Para Maha, que es activista para los derechos de las personas apátridas, “el paso más importante que Brasil dio con la nueva ley de migración, en el sentido de acabar con la apatridia, fue crear una definición de lo que es ser apátrida, algo que no existía en la legislación brasileña. Con esa definición, es posible facilitar la naturalización de las personas apátridas en Brasil”, dijo.

De acuerdo con estimaciones del ACNUR (la Agencia de la ONU para los Refugiados), hay aproximadamente 10 millones de personas en todo el mundo que no tienen nacionalidad, es decir, que son apátridas. A estas personas, a menudo se les impide ir a la escuela, consultar a un médico, trabajar, abrir una cuenta bancaria, comprar una casa o casarse formalmente, por no tener un certificado de nacimiento ni, en consecuencia, otros documentos de identidad.

Este es el caso de las hermanas Maho. Hijas de padres sirios, nacieron en el Líbano y no fueron consideradas ciudadanas en ninguno de los dos países. El padre de las hermanas es cristiano y la madre es musulmana, y Siria no reconoce el matrimonio interreligioso, por lo que tuvieron que huir al Líbano para casarse. Allí nacieron sus hijas, que no fueron reconocidas como libanesas por ser hijas de extranjeros.

Las leyes en Líbano no reconocen como ciudadanos a los hijos de padres que no sean libaneses. A pesar de ser sirios, debido a sus religiones diferentes, no pudieron registrar ni su matrimonio ni el nacimiento de sus hijas. Así fue como Souad y Maha quedaron impedidas de ser reconocidas como ciudadanas sirias y de obtener documentos que lo prueban.

El procedimiento de reconocimiento de apatridia empezó a existir en Brasil con la ley 13.445, aprobada en 2017 y más conocida como la “Ley de Migración”. Las hermanas se sienten orgullosas de ser las primeras beneficiarias de la resolución, pero no quieren detenerse ahí. “Ahora queremos llevar la ley de Brasil al mundo que, al igual que lo hace en el fútbol, podría ser un ejemplo para otros países”.

Sobre la apatridia: Brasil es signatario de la Convención sobre el Estatuto de los Apátridas de 1954 y de la Convención para Reducir los Casos de Apatridia de 1961. Enfrentar la apatridia también es uno de los ejes del Plan de Acción de Brasil de 2014, aprobado en diciembre del año pasado en Brasilia, durante una reunión ministerial que celebró el 30° aniversario de la Declaración de Cartagena sobre Refugiados de 1984.

Los 28 países y tres territorios de América Latina y el Caribe que se adhirieron al Plan de Acción de Brasil, se comprometieron a erradicar la apatridia en la región para el año 2024, en línea con la estrategia global del ACNUR.

Gracias a la Voluntaria en Línea Violeta Alejandra Chávez Bautista por la traducción del portugués de este texto.