Cáritas São Paulo promueve la atención a los venezolanos acogidos en la ciudad

Con el apoyo del ACNUR, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, Cáritas São Paulo presta atención primaria a los venezolanos llegados a la ciudad a través del proceso de interiorización del Gobierno Federal.

 

Cáritas São Paulo y ACNUR promueven labores de atención primaria para venezolanos recién trasladados en la sede de la organización.

Cáritas São Paulo y ACNUR promueven labores de atención primaria para venezolanos recién trasladados en la sede de la organización.   © CASP/Nilton Carvalho

SÃO PAULO, Brasil - El Centro de Referencia para Refugiados de Cáritas Archidiocesana de São Paulo (CASP) llevó a cabo la semana pasada labores de atención primaria para los venezolanos llegados a la capital paulista en el marco de la quinta etapa del proceso de interiorización del Gobierno Federal, realizado el 24 de julio.

Al igual que en las atenciones prestadas a los demás grupos de venezolanos llegados con la interiorización, y con el apoyo del ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, en la primera atención a estas personas venezolanas se preparó un censo llamado de “primera acogida” que consiste en aclarar dudas sobre documentación y proporcionar información sobre los servicios que el centro de referencia de CASP ofrece a las personas refugiadas y solicitantes de asilo de distintas nacionalidades.

A partir de este censo, el equipo de CASP puede identificar las necesidades de las personas y derivarlas al sector de Asistencia, el cual proporciona plazas y trámites de alojamiento y ofrece información sobre cómo acceder al sistema público de salud y a los beneficios públicos de asistencia social. Después, el sector de Integración orienta a las personas hacia cursos de portugués y ayuda a solicitantes de asilo y refugiados en general a redactar sus currículos y buscar oportunidades de trabajo, además de orientar a niños, niñas, jóvenes y adultos que deseen retomar sus estudios en Brasil.

En Cáritas São Paulo, los refugiados y solicitantes de asilo son también acompañados por el equipo de Protección y por el Comité Nacional para los Refugiados (CONARE) por lo que respecta a los procesos de solicitud de asilo, quienes además actúan para que esta población tenga acceso en el país a todos los derechos que le corresponden. Otro programa de atención es el de Salud Mental, que presta apoyo a personas que han vivido situaciones traumáticas o que tienen dificultades para adaptarse a Brasil a causa de los prejuicios contra ellos, la falta de oportunidades de empleo y las barreras lingüísticas.

Desde principios de este año, el Centro de Referencia para Refugiados de Cáritas Archidiocesana de São Paulo ha atendido ya a 452 venezolanos y el 4 de julio organizó una asamblea censal que prestó atención primaria a cerca de 90 personas de esta nacionalidad.

Solo en el primer trimestre de 2018 el número de solicitudes de la condición de refugiado presentadas en Brasil por personas venezolanas aumentó desde 17.865 hasta 35.540. Con la continua llegada de venezolanos a Roraima, el Gobierno Federal puso en marcha el proyecto de interiorización: un proyecto voluntario que pretende crear mejores condiciones de integración para los venezolanos que cruzan la frontera.

En función de las plazas disponibles, aquellos migrantes y solicitantes de asilo que quieran participar en el proceso pasan un reconocimiento médico, regularizan su documentación, son vacunados y trasladados a las demás ciudades de acogida.

Según datos de Casa Civil, la capital paulista es la ciudad que más venezolanos interiorizados recibió. De un total de 820 personas venezolanas que partieron de Roraima de forma voluntaria con destino a otros estados del país, 287 fueron a São Paulo.

El proceso está organizado por el Gobierno Federal con el apoyo de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

La actuación de las agencias de las Naciones Unidas se lleva a cabo de manera integrada y con responsabilidades compartidas. El ACNUR establece el perfil de la población inscrita en los albergues e identifica a personas interesadas en participar en la estrategia de interiorización. La OIM y el UNFPA actúan en la fase de información previa al embarque y garantizan que las personas puedan tomar una decisión informada y consentida, siempre de forma voluntaria. El UNFPA promueve diálogos con las mujeres para que se sientan empoderadas a lo largo del proceso.

La OIM también ayuda en la organización de vuelos y acompaña a los venezolanos participantes en el proceso, los cuales firman un acuerdo de voluntariedad. El PNUD promovió seminarios en colaboración con el sector privado para estimular la inserción de los trabajadores procedentes de Venezuela en el mercado laboral brasileño.

Gracias al Voluntario en Línea Jaime Guitart Vilches por el apoyo ofrecido con la traducción del portugués de este texto.