Practicar deporte para mantener la esperanza

El deporte crea lazos con la comunidad y facilita la integración local de las personas refugiadas y solicitantes de asilo en el estado de Veracruz, México.

Niños y adolescentes refugiados, solicitantes de asilo y de la comunidad local entrenan juntos en las instalaciones deportivas.  © ACNUR/The RET

ACAYUCAN, México - “El que espera desespera. Quien desespera no alcanza. Por eso es bueno esperar y no perder la esperanza” resuena la vieja copla popular. En esta situación se encuentran 467mujeres, hombres, niñas, niños y adolescentes provenientes de Honduras, El Salvador, Guatemala y Nicaragua quienes esperan desde hace meses en el estado mexicano de Veracruz, respuesta del Gobierno a sus solicitudes de asilo. El sur de Veracruz, principalmente los municipios de Acayucan y Oluta se han convertido en un punto estratégico para la atención de refugiados y solicitantes de asilo por su cercanía a la estación migratoria de Acayucan y a una de las cuatro oficinas de la Comisión de Ayuda a Refugiados (COMAR) que existen en México.

Como estrategia para reducir la ansiedad que provoca el paso del tiempo, ACNUR junto con los gobiernos locales y organizaciones de la sociedad civil, como “The Ret”, se han unido para promover actividades deportivas orientadas principalmente a niñas, niños y adolescentes. Además, a través de la práctica de actividades deportivas se promueve la convivencia con las comunidades de origen y la integración a las comunidades de acogida ya que estas actividades están abiertas a todos.

En este sentido, ACNUR junto con el Comité Olímpico Internacional y el Municipio de Acayucan, no solo contribuyeron mejorando las instalaciones eléctricas del Deportivo El Greco, sino también inauguraron en junio del 2018 una alberca semiolímpica. En ella, actualmente se imparten clases de natación a 400 niñas, niños y adolescentes y aproximadamente 800 personas disfrutan de las instalaciones deportivas cada mes.

ACNUR contribuyó a la construcción de la alberca semiolímpica del Deportivo El Greco, en el Municipio de Acayucan.  © ACNUR/Equipo FUACAY

“The Ret” también promueve entrenamientos de fútbol tres veces a la semana en Oluta. En éstos, participan 100 personas, entre mexicanos, refugiados y solicitantes de asilo. Lo mismo sucede dos veces por semana en Acayucan, involucrando aproximadamente a 200 personas. De hecho, solicitantes de asilo junto con jóvenes mexicanos, han formado un equipo de fútbol, el cual ya ha participado en torneos locales. Por ejemplo, a principios de agosto participaron en un torneo local y quedaron en tercer lugar.

Otras actividades deportivas que se practican son el ciclismo. En Oluta, se realizó una carrera el domingo 5 de agosto. En ella, participaron 35 jóvenes locales y dos solicitantes de asilo. Al principio, los solicitantes de asilo no querían participar porque no tenían bicicletas, pero la solidaridad de la comunidad de Oluta se hizo presente y les prestó las bicicletas. De acuerdo con Martín Valentín, promotor de actividades de “The Ret”, los solicitantes de asilo se sintieron tan motivados que quedaron en los primeros lugares de la categoría de novatos.

Finalmente, para seguir promoviendo actividades deportivas que fomenten la esperanza entre los refugiados y solicitantes de asilo, el ACNUR junto con el Comité Olímpico Internacional, y el Municipio de Acayucan, mejorarán las instalaciones de otro campo deportivo conocido como La Malinche. En primer lugar, se instalarán gradas y se alumbrará el campo para que la gente pueda sentarse y animar a su equipo durante los partidos de futbol. Se espera que este proyecto beneficie a más de tres mil personas, entre mexicanos, refugiados y solicitantes de asilo.