Familias venezolanas encuentran cobijo y solidaridad en Boa vista

La operación realizada por las Fuerzas Armadas con el apoyo de ACNUR y otras agencias de la ONU llevó a personas a algunos de los refugios de la ciudad, siendo la más reciente de una serie de acciones humanitarias para mejorar las condiciones de vida de esta población.

Jairo, su esposa Yesica y sus dos hijas Claribel y Yulia vivían hace un mes en la calle y fueron acogidos el pasado jueves.

Jairo, su esposa Yesica y sus dos hijas Claribel y Yulia vivían hace un mes en la calle y fueron acogidos el pasado jueves.   © ACNUR/Flávia Faria

BOA VISTA, Brasil - Quinientas diez personas venezolanas que se encontraban viviendo en las calles de Boa Vista fueron acogidas y llevadas en los últimos días a siete diferentes albergues en Boa Vista, en una operación humanitaria conducida por el Ejército Brasileño con el apoyo de ACNUR, (la Agencia de la ONU para los Refugiados), UNICEF (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia), UNFPA (Fondo de Población de las Naciones Unidas) y otros socios. El domingo 9, primer día de la operación, 197 personas se beneficiaron con esta acción. El pasado jueves 13, otras 314 pudieron pasar la noche bajo un techo y con seguridad.

Esta masiva operación fue posible gracias a la mayor disponibilidad de plazas en los albergues, como resultado de la salida de personas trasladadas a otras partes del país. Hasta el momento, más de 1.800 personas ya participaron en la estrategia de interiorización, siendo trasladadas a otros 9 estados brasileños. Los vuelos, operados por la Fuerza Aérea Brasileña, se intensificaron la semana pasada. El proceso de interiorización es llevado a cabo por el Comité Federal de Asistencia Emergente, que funciona en el ámbito de la Casa Civil de la Presidencia.

Los venezolanos que estaban en situación de calle fueron llevados de forma voluntaria al Centro de selección de Boa Vista, donde fueron registrados, alimentados y vacunados antes de ser llevados a los albergues, de acuerdo con la cantidad de plazas disponibles y el perfil de cada local. Todos recibieron atención médica y artículos de higiene personal.

Jairo, de 31 años, su esposa Yesica, de 28 años, y sus dos hijas Claribel, de 6 años, y Yulia, de 8, son una de las familias acogidas durante la operación. Jonathan cuenta que él y su familia estaban viviendo en la calle hace un mes y que fue un gran alivio saber que iban a un albergue, con acceso a servicios básicos como alimentación, instalaciones sanitarias y atención médica. “Sin trabajo y sin tener donde vivir, es muy difícil seguir adelante. Pero ahora estoy seguro de que va a estar mejor, dijo, confiado.

ACNUR apoyó todo el proceso de retirar a las personas de las calle y llevarlos a los albergues.

ACNUR apoyó todo el proceso de retirar a las personas de las calle y llevarlos a los albergues.   © ACNUR/Flávia Faria

La meta establecida por el Gobierno federal en relación a la estrategia de interiorización prevé que hasta diciembre, cerca de 400 venezolanos sean trasladados cada semana, lo que pondrá a disposición nuevas plazas para darles cobijo a más personas en situación de vulnerabilidad en Boa Vista. En esta semana, se realizarán 2 vuelos, con destino a las ciudades de Recife, São Paulo, Río de Janeiro y Brasilia.

Actualmente, cerca de 4.800 personas viven en los once albergues establecidos en el estado de Roraima. ACNUR y sus socios han apoyado al Gobierno federal en la respuesta al aumento del flujo de venezolanos en Brasil en los tres principales ejes de acción: ordenamiento de frontera (incluyendo registro y documentación), cobijo y proceso de interiorización - que ha recibido el soporte de otras agencias de la ONU, como la OIM (Agencia de las Naciones Unidas para las Migraciones), el PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo), UNFPA y UNICEF.

Además, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados ha trabajado junto con socios en las ciudades de destino de las personas interiorizadas para facilitar su proceso de integración local.

Según ACNUR, el 75% de los venezolanos que llegan a Brasil y son atendidos por el Centro de Recepción y Documentación en Pacaraima, en la frontera con Venezuela, manifiestan el deseo de viajar a otros estados del país. Además, un reciente informe de ACNUR mostró que cerca del 40% de los venezolanos en edad económica activa transferidos a otras ciudades ya lograron encontrar empleo.

Cifras del Gobierno brasileño revelan que cerca de 75 mil venezolanos buscaron a la Policía Federal desde 2015 para regularizar su permanencia en el país. Aproximadamente 46.700 solicitaron asilo, mientras que otros 15.000 solicitaron residencia. Otros 13.800 tienen agendas con la Policía Federal. Según la Policía Federal, casi 155 mil venezolanos entraron en Brasil desde 2017, siendo que cerca de 79 mil ya salieron del país.

Se estima que 2,3 millones de venezolanos están viviendo fuera de su país, siendo que más de 1,6 millones dejaron a Venezuela desde 2015 - 90% de ellos con destino a los países de América del Sur.

Gracias a la Voluntaria en Línea Macarena Bosch por la traducción del portugués de este texto.