Tamaño del texto A A A

ACNUR advierte de la amenaza de falta de fondos para ayudar a los refugiados sirios

A medida que se inicia una importante conferencia internacional sobre Siria en Bruselas, la asistencia vital a millones de refugiados y a las comunidades que los albergan podría sufrir importantes recortes.

GINEBRA, Suíza, 4 de abril de 2017 (ACNUR)- Mientras hoy tiene lugar una importante conferencia internacional sobre Siria, la asistencia humanitaria vital para millones de refugiados y las comunidades que los albergan podría sufrir recortes sustanciales debido a la falta de fondos, advierte ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados.

La Conferencia de Bruselas de Apoyo al Futuro de Siria y de la Región, que se realizará los días 4 y 5 de abril, llega en un momento de incertidumbre para Siria. Las negociaciones para poner fin a seis años de guerra sangrienta están en marcha, pero sobre el terreno siguen teniendo lugar graves episodios de violencia.

La conferencia llega también en un momento de creciente necesidad humanitaria, con 13,5 millones de personas en necesidad de asistencia en Siria -incluidos 6,3 millones de personas desplazadas internamente- y más de cinco millones de refugiados que buscan seguridad en los países vecinos.

“La situación es desesperante", dijo Filippo Grandi, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, en un comunicado. "Ya estamos viendo niños que no pueden ir a la escuela, familias que no pueden tener un albergue adecuado o cubrir sus necesidades básicas".

El conflicto en curso sigue siendo la mayor crisis de desplazamiento forzado del mundo. Pero, a pesar de las crecientes necesidades de aquellos que se ven obligados a huir de sus hogares, muchos se enfrentan en cambio a potenciales recortes en los servicios debido a la falta de fondos.

En enero se lanzó en Helsinki un llamamiento para el Plan Regional de Refugiados y Resistencia (3RP), fijado en 4.630 millones de dólares en 2017. Hasta el momento, sólo se han recibido 433 millones, es decir, el 9% de los fondos solicitados, lo cual agrava una situación ya de por sí precaria.

El plan del año pasado recibió sólo el 63 por ciento (2.880 millones) de los 4.540 millones solicitados. Esto ha dejado a los refugiados sirios, más del 70 por ciento de los cuales son mujeres y niños, enfrentando la perspectiva de profundos recortes en salud, albergue, protección y otros servicios.

Los fondos son vitales para apoyar a los más vulnerables, como a Mariam, una madre de cinco niños, de 32 años y de Alepo, que vive en Jordania desde 2012. Desde principios del año pasado, recibe mensualmente ayuda en efectivo de ACNUR para que su familia pueda cubrir algunos de sus gastos básicos.

"Antes de recibir la asistencia en efectivo de ACNUR, tuve que enviar a mis dos hijos mayores a trabajar en vez de asistir a la escuela", dijo. "Este año académico, están de vuelta con sus estudios y lo están haciendo bien. Sin este apoyo mensual, me veré obligada a sacarlos de la escuela”.

Con anterioridad, Mariam había acumulado deudas simplemente para cubrir gastos básicos, como alquiler y servicios, así como por diversos artículos, como ropa. Mientras la brecha de financiación crece, el impacto de la falta de recursos ya se está dejando sentir para muchos.

“Reconocemos y aplaudimos las donaciones realizadas hasta ahora, pero la dura realidad es que la financiación no está cubriendo las necesidades” añadió Grandi.

(con información adicional de Scott Craig desde Jordania)