ACNUR advierte de que cientos de sirios huyen de los enfrentamientos cada día

As the outflow continues, up to 1.5 million people could be displaced within Syria with little aid, said UNHCR on Friday as it sought to deliver supplies through the few remaining channels. [for translation]

De media, Líbano recibe más de 500 personas sirias en una hora. Los recién llegados se han dirigido a ciudades como Trípoli en el norte de Líbano.  © ACNUR/F.Juez

GINEBRA, 3 de agosto de 2012 (ACNUR) – Alrededor de un millón y medio de personas pudieron haberse desplazado dentro de las fronteras de Siria, con escaso o ningún acceso a la ayuda humanitaria, advirtió la Agencia para los Refugiados de las Naciones Unidas el pasado viernes, mientras intenta proporcionar suministros a la población necesitada a través de los pocos corredores que permanecen abiertos.

Ya que los enfrentamientos continúan sucediéndose, muchas personas se han visto forzadas a huir de sus hogares y a buscar seguridad con familias de acogida o en alojamientos provisionales. "Muchas otras se quedan atrapadas, con el temor de encontrarse entre fuego cruzado o de ser objetivo de guerra al tratar de huir" informó la portavoz de ACNUR Melissa Fleming a los periodistas en una rueda de prensa en Ginebra el pasado viernes.

Según la Media Luna Roja siria, hay 7.200 personas desplazadas en Alepo alojadas en 45 escuelas y seis albergues. Muchas se refugian en mezquitas mientras otras van de pueblo en pueblo huyendo de la violencia. El personal de ACNUR en Alepo informa de una pérdida total de cobertura de los móviles y de conexión a internet.

Con la ayuda de la Media Luna Roja siria, ACNUR ha estado repartiendo materiales básicos para ayudar a las familias a montar sus refugios. Sin embargo, este abastecimiento se bloqueó el pasado jueves cuando las fuerzas militares acordonaron Alepo.

La violencia también sacude a la capital siria de Damasco. El Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas informaró de 20 muertes y de diez personas heridas en el barrio de Yarmouk, donde residen numerosos refugiados palestinos. Un refugiado iraquí informó de la muerte de su hijo en el hospital luego de haber sido tiroteado en el barrio de Sayida. Un refugiado sudanés fue alcanzado en las piernas por grupos armados.

ACNUR ha estado proporcionando asistencia financiera y todo tipo de ayuda a todos los refugiados de Damasco y Hasaka que la necesitan. Alrededor de 700 refugiados han acudido a ACNUR en Damasco para recibir ayuda y asesoramiento en un solo día. La mayoría de ellos confiesan tener miedo a ser atacados o robados. Muchos se esconden en escuelas que se encuentran saturadas y carecen de instalaciones sanitarias suficientes.

Varios refugiados optan por regresar a sus países. Desde mediados de julio, más de 20.000 refugiados iraquíes han abandonado Siria para regresar a su país natal; 5.200 de ellos retornaron en vuelos fletados por el gobierno. El punto fronterizo Al Waleed ha recibido a los primeros refugiados sirios, dos familias procedentes de Damasco y Alepo que han sido trasladas al campamento de refugiados de Al Waleed.

A día de hoy hay 12.049 refugiados sirios en Iraq y se estima que lleguen muchos más.

ACNUR está trabajando junto con las autoridades locales y sus socios para terminar un segundo campamento de refugiados en al-Qaim en el que ya se han montado unas 100 tiendas. Se han registrado a las familias sirias que se encuentran en escuelas y en centros públicos a modo de preparativo para un futuro traslado al campamento al-Qaim.

Jordania también continúa trasladando a los recién llegados al nuevo campamento Za'atari mientras siguen las obras para su ampliación. Sólo en julio se han registrado 9.500 nuevas llegadas, muchas de ellas en Ramtha, en el noroeste del país. Hasta ahora, se han registrado más de 37.000 personas y más de 2.700 están pendientes de ser registradas, de las cuales, más del 80% provienen de las ciudades sirias de Homs y Dar'a. Además de los registrados, el gobierno jordano estima que unos 150.000 refugiados sirios han entrado en el Reino Hachemita desde marzo del año pasado.

Mientras tanto, las personas que huyen de Alepo y sus alrededores están llegando a Turquía a una media de 400-600 personas al día. Más de 44.000 sirios, de los que casi la mitad son menores de 18 años, se encuentran alojados actualmente en ocho campamentos de cuatro provincias fronterizas. El personal de ACNUR se encuentra en dichas provincias para proporcionar asesoramiento técnico y suministros para construir alojamientos de emergencia.

Líbano también sigue recibiendo un flujo constante de refugiados desde Homs, Damasco, Dar'a y Alepo. La mayoría no están registrados con ACNUR y acuden directamente a Beirut, Saida o Trípoli para vivir con familiares o amigos o alquilar apartamentos.

De las más de 33.000 personas registradas y 1.700 que esperan su registro en Líbano, muchos viven en comunidades pobres y carentes de servicios del Líbano-Norte y del Valle de Beqaa. "La mayoría son mujeres y niños que tienen muchísimas necesidades y dependen de la asistencia proporcionada por las propias comunidades y por ACNUR junto con sus socios nacionales e internacionales" afirmó Fleming, que añadió que ACNUR está trabajando con sus socios y con el gobierno para anticiparse a una llegada de refugiados incluso mayor.

Gracias a la voluntaria de UNV Online Sofía Estévez Torres por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.