ACNUR alerta sobre la necesidad de fondos en Irak al tiempo que miles de personas huyen de Faluya

ACNUR necesita urgentemente 17,5 millones de dólares para cumplir con las necesidades inmediatas de decenas de miles de civiles que han huido de forma masiva de Faluya en los últimos días.

Más de 85.000 personas han huido de Faluya y sus alrededores desde que se inició hace un mes, el 23 de mayo, la ofensiva militar del gobierno para recuperar la ciudad de manos de los extremistas. Aproximadamente 60.000 de estas personas huyeron en un periodo de tres días de la semana pasada, entre el 15 y el 18 de junio. Miles de personas más podrían estar planeando abandonar la ciudad.

Se necesitan urgentemente fondos para aumentar el número de campamentos, y para proporcionar ayuda de emergencia a las personas desplazadas, que ya han soportado meses de carencias y dificultades severas con escasez de comida o medicinas. Además, ACNUR requiere fondos para proporcionar asistencia psicológica y otros tipos de asistencia a esta población, que se encuentra exhausta y profundamente traumatizada.

ACNUR y sus socios han proporcionado tiendas de campaña y ayuda de emergencia a las familias desplazadas en Amiriyat, Faluya, Al Khalidiya y el complejo turístico de Habbaniyah, situadas a unos 20 o 30 kilómetros de Faluya. Sin embargo, con la oleada de llegadas de la última semana, la situación de hacinamiento ha aumentado. Dos, y en ocasiones hasta tres familias se ven obligadas a compartir tiendas de campaña, mientras que otros duermen al aire libre, sin instalaciones sanitarias. El aumento en las temperaturas, la ausencia de sombra y la escasez de agua potable han agravado la ya desesperante situación.

Las crecientes necesidades han llevado a la financiación de ACNUR a niveles críticos. En estos primeros seis meses el año, hemos recibido apenas el 21% de lo requerido para Irak y la región de los alrededores, las cuales tienen una de las situaciones de desplazamiento interno y refugiados más grande a nivel mundial. Solo se han recibido 127,7 millones de dólares de la estimación de necesidades, calculadas en 584 millones de dólares para 2016. Estamos agotando los recursos disponibles en Irak, en la gestión de los acontecimientos de rápido desarrollo en Faluya.

Se han establecido seis campamentos en Amiriyat y Faluya. ACNUR está construyendo tres más en Khalidya y en el Complejo Turístico de Habbniya, además de expandir otros dos. No obstante, se calcula que se necesitarán veinte más en las próximas semanas para alojar a 30.000 personas más. También, se requieren urgentemente fondos para mantas, colchones y garrafas, así como para otro tipo de ayuda.

Al igual que en Faluya, ACNUR responde los desplazamientos en los últimos tres meses de más de 20.000 personas procedentes de Mosul y los distritos de los alrededores debidos a las renovadas ofensivas en esa zona.

En los últimos días, cerca de 3.000 personas han llegado al ya abarrotado campamento de Debaqa en el distrito de Erbil, elevando la población del lugar y de un estadio a los alrededores a 10.000 personas. Las nuevas llegadas se están alojando en el hacinado centro de atención, que se encuentra siete veces por encima de su capacidad. Este dispone de pocas letrinas, y el agua potable es escasa. Se calcula que más de un millón de personas viven en Mosul y una ofensiva a gran escala contra la ciudad podría resultar en un el desplazamiento de hasta 600.000 personas más.

En total, más de 3,3 millones de desplazados internos en Irak han huido de sus hogares desde enero de 2014, además del millón de personas más que aún continúan desplazados desde los conflictos religiosos/sectarios de mediados la década de los 2000. Otros 230.000 refugiados iraquíes han buscado refugio en otros países de la región. De ellos, unos 6.700 iraquíes de Mosul y sus alrededores han tomado la difícil decisión de huir al Distrito de Al-Asaque, al noreste de Siria, que continúa destrozada por la guerra.