ACNUR celebra histórica votación del Senado chileno para la adhesión a las convenciones sobre apatridia

En una histórica decisión, el Senado chileno aprobó la adhesión a las convenciones de Naciones Unidas sobre apatridia de 1954 y 1961. La iniciativa, que fue ingresada al Congreso el pasado 12 de septiembre, contribuirá a identificar, proteger y resolver la situación de las personas que no tienen nacionalidad.

La Presidente chilena, Michelle Bachelet, en el lanzamiento del proyecto Chile Reconoce.

La Presidente chilena, Michelle Bachelet, en el lanzamiento del proyecto Chile Reconoce.   © Feria Pixel/ACNUR

SANTIAGO, Chile, 10 de enero de 2018 (ACNUR) – La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) celebra la aprobación unánime del Senado de la República de Chile de la adhesión del país a las convenciones sobre apatridia de 1954 y 1961, concluyendo así el trámite legislativo correspondiente. Estos tratados internacionales brindan protección y aseguran los derechos de las personas que actualmente no poseen una nacionalidad, es decir, son apátridas. La apatridia es una vulneración grave a los derechos humanos, que hoy afecta a más de 10 millones de personas en el mundo.

El ACNUR felicita Chile por esta importante decisión, la cual fortalece los esfuerzos realizados durante los últimos años, entre los que se destacan la modificación a la ley que establece los requisitos para obtener la nacionalización en enero de 2016, y el trabajo interinstitucional realizado mediante el proyecto #ChileReconoce, a través del cual se ha confirmado la nacionalidad chilena de cientos de personas que se encontraban en riesgo de apatridia.

Con esta histórica decisión, Chile se une al resto de los países de la región que ya han adherido a ambas convenciones y da un paso firme en el camino para convertir al Sur de América Latina en la primera región del mundo en erradicar la apatridia, en consonancia con el Plan de Acción Mundial para Erradicarla Apatridia 2014-2024, confirmado por la Declaración y Plan de Acción de Brasil (2014-2024) y la campaña #IBELONG del ACNUR. Asimismo, demuestra el compromiso del Estado con el respeto de los derechos humanos y la dignidad de todas las personas que viven dentro de su territorio.