Tamaño del texto A A A

ACNUR celebra la “fuerza sin precedentes y la resonancia” de la Declaración de Nueva York

La Declaración de Nueva York insta a los países a un reparto de responsabilidades más amplio en respuesta a los grandes movimientos de refugiados y migrantes, en un momento en que las grandes crisis de desplazamiento forzado ponen crecientes desafíos a la comunidad internacional.

NUEVA YORK, 12 de septiembre de 2016 (ACNUR) - La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), da la bienvenida a la histórica aprobación de la Declaración de Nueva York por 193 gobiernos en la Asamblea General de Naciones Unidas, durante la primera Cumbre de la ONU sobre la Respuesta a los Grandes Desplazamientos de Refugiados y Migrantes.

En un momento de desplazamientos masivos sin precedentes, la Cumbre reúne los representantes de gobiernos, organismos de la ONU y organizaciones de la sociedad civil para mejorar la protección de los derechos de los refugiados y los migrantes, así como para compartir esta responsabilidad a escala global.

“Hoy tenemos una oportunidad extraordinaria para cambiar el rumbo”, dijo el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, durante la apertura de la Asamblea General de las Naciones Unidas el día de hoy.

Grandi señaló que la Declaración “marca un compromiso político de fuerza y resonancia sin precedentes.

“Se aborda lo que ha sido una brecha constante en el sistema internacional de protección de los refugiados: la de compartir realmente la responsabilidad por los refugiados, en el espíritu de la Carta de las Naciones Unidas”.

La Declaración de Nueva York hace un llamado a aquellos países que pueden asegurar el reasentamiento o la reunificación de muchos más refugiados, para que así lo hagan. También insta a aquellos que están en la parte más rica del mundo a reconocer su responsabilidad de proporcionar financiación humanitaria oportuna y confiable, y a invertir de forma robusta en las comunidades que acogen a un gran número de refugiados. Los países de acogida están llamados a aumentar las oportunidades para que los adultos refugiados puedan trabajar y para que los niños vayan a la escuela. La Declaración compromete a los gobiernos a abordar mejor los factores que desencadenan las cifras record de desplazados forzados en el mundo actual.

La Declaración también le asigna la tarea al ACNUR de desarrollar un Marco Integral de Respuesta para los Refugiados, estableciendo un plan de acción para un sistema más fuerte con una financiación más fiable y la participación temprana de los agentes de desarrollo para ayudar a quienes se ven obligados a abandonar sus hogares y a las comunidades que los acogen.

Grandi se comprometió a trabajar con los líderes mundiales para gestionar el desplazamiento forzado con base en principios, y a resolverlo con valor y visión. Hizo un llamado a los gobiernos a aportar un compromiso político, fondos y acciones concretas de solidaridad para apoyar a los países de acogida y asegurar la búsqueda de soluciones para los refugiados.

“El mundo, conmocionado por las imágenes del gran número de personas huyendo y muriendo en el mar, no quiere que nuestras intenciones se queden en el papel. Exige acciones concretas y resultados”.

La adopción de la Declaración de Nueva York será seguida por una Cumbre de Líderes sobre la Crisis Mundial de los Refugiados, convocada por el presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama, este martes. Allí se espera que los participantes establezcan compromisos concretos en materia de fondos adicionales, nuevos cupos de reasentamiento o más oportunidades para los refugiados en las comunidades de acogida.

Lea el discurso del señor Grandi en la Asamblea General de la ONU