Tamaño del texto A A A

ACNUR da la bienvenida a la política nacional de Yemen para personas desplazadas internas

ACNUR da la bienvenida a la adopción por parte de Yemen de una política nacional sobre desplazados internos (IDPs por sus siglas en inglés).

La siguiente información es un resumen de las declaraciones del portavoz del ACNUR Adrian Edwards a quien se pueden atribuir las citas, durante la rueda de prensa del día 23 de julio de 2013 en el Palacio de las Naciones en Ginebra, Suiza

ACNUR da la bienvenida a la adopción por parte de Yemen de una política nacional sobre desplazados internos (IDPs por sus siglas en inglés). A finales de junio el gobierno aprobó esta política con la que se busca proteger a más de medio millón de yemeníes que se han visto obligados a huir de sus hogares en los últimos años y resolver el problema de desplazamiento en este Estado del Golfo. ACNUR considera que es un gran paso adelante.

La política nacional, aprobada el 25 de junio, busca proteger y asistir a las personas desplazadas por el conflicto, la violencia y los desastres naturales, hechos que pueden llegar a destruir comunidades y a obligar a las familias y a las personas a luchar por sobrevivir. La nueva política establece un Comité previo, encabezado por el Primer Ministro, Mohammed Basindawa, con tres objetivos estratégicos: el primero es evitar el desplazamiento arbitrario mientras que, al mismo tiempo, se preparan los mecanismos para hacer frente al desplazamiento en caso de que se produjera; el segundo objetivo consiste en apoyar no sólo a los desplazados, sino también a las comunidades que los acogen y a otras afectadas por el desplazamiento, incluyendo el derecho a recibir materiales de ayuda humanitaria  para el hogar, formación para el empleo y acceso a otros programas diseñados para ayudar a la recuperación de las comunidades. El tercer objetivo de esta política es crear las condiciones para alcanzar soluciones duraderas, como por ejemplo el empleo, la integración local o el retorno, opciones que los desplazados pueden aceptar de forma segura y voluntaria.

Aunque proteger a los desplazados internos es principalmente un deber de los Estados, desde hace muchos años, la Asamblea General de las Naciones Unidas, en una serie de resoluciones, ha reconocido la experiencia humanitaria de ACNUR y ha animado a la Agencia a involucrarse en situaciones de desplazamiento interno. En Yemen ACNUR trabaja con el gobierno y sus socios para ofrecer apoyo a más de de 200.000 refugiados, decenas de miles de solicitantes de asilo y cientos de miles de personas desplazadas internas. El trabajo de ACNUR a la hora de ayudar a Yemen a desarrollar esta política para desplazados internos ha incluido la organización de varios encuentros de planificación en 2012, en los que han trabajado juntos oficiales del gobierno, desplazados internos, desplazados retornados, comunidades de acogida, agencias internacionales, ONGs y donantes.

Los combates tanto en el norte como en el sur de Yemen durante la última década han producido un desplazamiento importante en el país, donde hay 538.899 desplazados y retornados, incluyendo a 306.791 personas que todavía siguen desplazadas a finales de junio de 2013, así como a 232.108 personas que han regresado a sus comunidades de origen y que siguen recibiendo asistencia. Gran parte del desplazamiento se ha producido por parte de civiles que han huido del conflicto armado y la violencia que han afectado directamente a la mitad del país, donde 11 de sus 21 gobernaciones están acogiendo a desplazados internos. Los combates en el norte comenzaron en 2004 y provocaron la primera oleada de desplazados. Desde 2011 la violencia tribal vinculada a la inestabilidad política también ha causado un desplazamiento interno dentro y en los alrededores de las gobernaciones de Sanaa, Al-Badha y Dhamar. La gran mayoría (un 90%) de los desplazados internos de Yemen no viven en campos sino con familias de acogida, en habitaciones alquiladas o en cientos de asentamientos informales, incluso en cuevas cuando no tienen parientes o dinero.

Ha habido desarrollos positivos. Los combates entre las fuerzas del gobierno y los rebeldes de la gobernación de Abyan en 2011 provocaron un desplazamiento a gran escala en el sur de Yemen. PeroACNUR y el gobierno yemení desde entonces han sido testigos del retorno de más de un cuarto de millón de desplazados (262.336 personas), la mayoría hacia sus hogares en Abyan. El número total de desplazados internos registrados ha descendido de 385.325 personas a finales de 2012, a 232.108 a finales de junio de 2013, lo que significa un 40% o más de 150.000 personas.

En todo el mundo, a fecha de 2011, 147 países se habían adherido a la Convención sobre Refugiados de 1951 o al Protocolo de 1967, mientras que sólo unos pocos habían firmado acuerdos de protección para desplazados internos como la Convención de Kampala de 2009. Sin embargo el desplazamiento interno es una preocupación cada vez mayor: a finales de 2012 había 28,8 millones de personas desplazadas internas en todo el mundo. ACNUR siente que se carece de legislación que ayude a las personas desplazadas dentro de su propio país.

Actualmente Yemen, junto con Afganistán, Kenia, Uganda y Colombia, es uno de los países que ha hecho esfuerzos por adoptar una política nacional. ACNUR considera que es el mejor modo de garantizar que los países y la comunidad internacional están listos para afrontar el desplazamiento cuando ocurre y, sobre todo, para proteger y apoyar a las personas desplazadas.