ACNUR envía ayuda humanitaria a Yemen por mar y prepara más operaciones en vistas del alto el fuego

UNHCR makes final preparations for a possible huge airlift of humanitarian aid into Yemen's capital, Sana'a, to take place over the next days. [for translation]

Unos niños juegan mientras un carro tirado por un burro pasa a su lado entre edificios destruidos en el vecindario de Al-Ora, en Zinjibar.  © ACNUR/A.Al-Sharif

GINEBRA, 12 de mayo de 2015 (ACNUR) – Un cargamento con ayuda de la agencia de la ONU para los refugiados ha llegado por vía marítima al puerto yemení de Hodeida. La ayuda consiste en mantas, colchones y utensilios de cocina para 60.000 personas. Simultáneamente, la agencia se prepara para incrementar su ayuda de manera significativa en el caso de que el cese el fuego propuesto entre hoy en vigor.

El portavoz de ACNUR Adrian Edwards, acogió favorablemente las noticias sobre la llegada de la ayuda el viernes pasado a Hodeida y dijo a los periodistas: "Hay una necesidad clara y urgente de que la ayuda llegue a muchas más personas". Añadió que ACNUR estaba ultimando los preparativos para un posible puente aéreo de ayuda humanitaria hacia la capital de Yemen, Sana'a, que tendría lugar en los próximos días, siempre que la tregua entre en vigor y se mantenga.

"Cientos de miles de personas en todo Yemen están luchando por cubrir sus necesidades más básicas y necesitan ayuda de manera apremiante", subrayó Edwards. El plan para el transporte aéreo consiste en tres vuelos con ayuda procedente de los depósitos de ACNUR en Dubai, que llevarán 300 toneladas de colchones, mantas, utensilios de cocina y lonas de plástico. Todo este material forma parte de una masiva operación de ayuda que permitirá asistir a un cuarto de millón de personas.

"Además de los vuelos, ACNUR intentará incrementar la distribución de los artículos de ayuda de que ya dispone en Yemen y llevará a cabo evaluaciones rápidas de las necesidades existentes en zonas a donde previamente era difícil llegar. Nuestro personal y socios se están preparando para entregar suministros de socorro a cientos de miles de personas desplazadas", explica Edwards.

Esto incluye a aquellas personas que en los últimos días han huido de los ataques aéreos contra Sa'ada, a unos 150 kilómetros al norte de Sana'a. Muchas de estas personas huyeron a pie, y están viviendo en edificios públicos. Equipos de ACNUR llevarán ayuda a 21.000 de las personas más vulnerables en las provincias de Amanat Al Asmimah, Amran y Hajjah, en el norte de Yemen. En el sur, la agencia para los refugiados espera poder enviar más ayuda a Adén, Lahj, Abyan y Shabwa para atender a 17.500 personas en situación de vulnerabilidad.

"Aunque un cese de hostilidades por razones humanitarias está lejos de la paz que tanto se necesita en Yemen, es de una importancia vital que la ayuda pueda circular, pues las reservas del país se están agotando, causando así aún más sufrimiento a los civiles", subrayó Edwards.

Los planes de ACNUR también incluyen aprovechar cualquier cese en las hostilidades para transportar y ubicar de antemano ayuda en Sana'a, Amran, Haradh y Adén para su posterior distribución entre la población vulnerable de las provincias vecinas. Se enviarán medicinas y raciones al centro de recepción de Mayfa'a en el este, y se transferirá comida, queroseno y gasóleo al campamento de refugiados de Kharaz, cerca de Adén.

Desde que comenzó la escalada de hostilidades hace seis semanas, cerca de 2.000 refugiados somalíes se han trasladado de áreas urbanas de Adén al campamento de refugiados de Kharaz. Si bien es cierto que muchos de ellos han podido instalarse con parientes que ya estaban en el campamento, un número creciente de nuevas familias ha ido llegando y ACNUR ha tenido que facilitarles nuevas tiendas de campaña.

"También esperamos redoblar nuestras actividades de protección para los refugiados y solicitantes de asilo durante el alto el fuego. A través de nuestras líneas telefónicas de asistencia, nuestro personal ha recibido solicitudes de algunos migrantes que ahora quieren registrarse como solicitantes de asilo debido a los problemas que están enfrentando", dijo el portavoz.

Muchos otros refugiados que antes sobrevivían como jornaleros o trabajadores domésticos, han perdido su medio de subsistencia debido al conflicto y ahora necesitan ayuda en metálico. ACNUR espera reanudar las reuniones con líderes comunitarios de los refugiados y otras actividades de encuentro.

"Para nuestro propio personal, buena parte del cual se ha visto forzado por los enfrentamientos a trabajar desde sus casas, donde escasea la electricidad, distribuiremos baterías y paneles solares. Sana'a ha estado varios días sin electricidad, mientras partes de Adén aun no han restablecido el suministro eléctrico", apuntó Edwards.

El portavoz añadió que ACNUR y sus socios humanitarios urgieron a todas las partes en conflicto a cumplir totalmente el alto el fuego, a respetar el derecho internacional humanitario y a dejar de considerar objetivos a los civiles o a infraestructuras civiles, así como a permitir la entrega urgente de ayuda.

En todo Yemen, más de 300.000 civiles se han visto desplazados por el reciente conflicto, que también ha afectado a muchos de los 250.000 refugiados, en su mayoría somalíes, en Yemen, junto con 330.000 personas desplazadas internas debido a enfrentamientos previos al conflicto. Además, unas 27.000 personas de diversas nacionalidades han huido a los países vecinos en las últimas seis semanas.

Gracias a la Voluntaria en Línea Esperanza Escalona Reyes por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.