Tamaño del texto A A A

ACNUR facilita el acceso a tarjetas de prepago a solicitantes de asilo en México

La nueva herramienta hace más eficientes los pagos a solicitantes de asilo, pues éstos se hacen de manera automática, durante los tres meses que dura el procedimiento de reconocimiento de la condición de refugiado en el país.

Ciudad de México, México, 24 de abril de 2018 (ACNUR) – Patricia es una de las primeras solicitantes de asilo en México que han sido beneficiadas en recibir apoyo financiero a través de una tarjeta de prepago, distribuida por la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Patricia y su familia tenían una panadería en Honduras, pero tuvieron que dejar su país por motivos de violencia. Tras ingresar a México, trabajó algunos días como ayudante de cocina, pero fue despedida por no tener a nadie con quien dejar a sus dos hijas pequeñas.

Con el apoyo del ACNUR, Patricia y su familia gozarán de mayor autonomía y dignidad para elegir de qué forma y a qué productos y servicios acceder en Tapachula, ciudad donde permanecerán en tanto las autoridades determinen su condición de refugiadas.

“Lo primero que voy a comprar son víveres, una colchoneta, un ventilador y una cocina”, menciona la joven madre.

De esta forma, el ACNUR en México pone en marcha una nueva herramienta financiera de asistencia humanitaria en favor de las personas solicitantes de la condición de refugiado.

En alianza con la empresa Sí Vale, el ACNUR en México ha puesto en marcha este nuevo método de distribución de contribuciones monetarias a través de tarjetas MasterCard, con las cuales las personas pueden retirar dinero de cualquier cajero automático o bien, pagar en establecimientos comerciales.

El proyecto beneficiará a 1,625 familias en 2018, lo que se traduce en un total 2,900 personas que solicitan asilo en México y que son elegibles para recibir asistencia humanitaria en dinero por parte del ACNUR.

En promedio, las familias reciben 220 dólares en tres pagos mensuales, cantidad que se determina según la línea de bienestar fijada por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Los pagos se realizan de manera automática y son notificados a los beneficiarios vía SMS.  

“Es la nueva modalidad que emplea la Agencia de Refugiados de la ONU para asistir a refugiados en países como Líbano y Jordania, y ahora lo tenemos en México. Previamente, el ACNUR distribuía este apoyo en efectivo”, aseguró Mark Manly, Representante del ACNUR en México.

“Esta herramienta permite identificar patrones de comportamiento y prácticas cotidianas que eventualmente permitirán reforzar y precisar aún más el apoyo que se brinda a estas personas”, agregó.

Las personas que reciben asistencia humanitaria por parte del ACNUR en México ya no recibirán dinero en efectivo, sino tarjetas que pueden utilizar en cajeros automáticos y establecimientos comerciales. © ACNUR México

En México, las personas que inician la solicitud de reconocimiento como refugiados tienen derecho a pedir la asistencia del ACNUR, que evalúa cada caso de manera individual para determinar si las personas son elegibles para recibir asistencia, según sus necesidades específicas.

Según la asociación mundial de actores humanitarios CaLP (Cash Learning Partnerships), cuando los beneficiarios de asistencia humanitaria gastan 50 dólares de este dinero en las comunidades en las que residen, se pueden generar cinco o más ciclos de actividad económica.

La implementación de esta herramienta es un ejemplo concreto de un esfuerzo conjunto entre el ACNUR y la sociedad civil, que es posible gracias a las contribuciones de diferentes países donantes y en particular del gobierno suizo, que ha brindado invaluable apoyo técnico.

En 2017, México registró un total de 14,596 solicitudes de asilo. Este número representó un incremento de 66% en comparación con 2016; 52 por ciento de ellos recibieron asistencia del ACNUR.

Por Silvia Garduno.