Tamaño del texto A A A

ACNUR hace un compromiso para ayudar a miles de desplazados en la Cuenca del Lago Chad

Al finalizar su visita de 10 días a Níger, Chad, Camerún y Nigeria, Filippo Grandi promete asistir a 460.000 desplazados por la insurgencia.

ABUJA, Nigeria, 21 de diciembre de 2016 (ACNUR) – Filippo Grandi, Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, concluyó su visita de 10 días a Níger, Chad, Camerún y Nigeria, reafirmando el fuerte compromiso del ACNUR con continuar ayudando a los cientos de miles de personas desplazadas a la fuerza en la región debido a la insurgencia de Boko Haram.

Grandi, quien partió de Nigeria el lunes después de reunirse con el Presidente Muhammadu Buhari en Abuja, destacó que los principales desafíos que vienen para la comunidad internacional y los gobiernos de la región son: la seguridad, la respuesta humanitaria, el desarrollo, así como los derechos y la protección de los civiles.

“Necesitamos ganar la batalla del desarrollo si queremos ganar la batalla contra el radicalismo. La pobreza, el subdesarrollo y la falta de educación cultivan la inseguridad”, dijo Grandi. “Necesitamos abordar estos importantes desafíos de desarrollo en toda la región”.

“Necesitamos ganar la batalla del desarrollo si queremos ganar la batalla contra el radicalismo”.

El domingo, Grandi viajó a Maiduguri, la capital del Estado de Borno, en el noreste de Nigeria, donde visitó Bukassi, uno de los 12 campamentos administrados por el gobierno con la ayuda de agencias de ayuda. “Necesitamos tener más actividades sostenibles”, le dijo un granjero a Grandi durante una reunión con líderes del campamento. “Claro que agradecemos la asistencia en el campamento, pero nos hemos hecho dependientes de la ayuda, y necesitamos algo para ganarnos la vida”, agregó él.

El granjero y otros participantes hablaron de los desafíos adicionales que ellos enfrentan, incluyendo la necesidad de más agua, comida y letrinas. El campamento alberga a más de 21.000 desplazados internos que huyeron de la violencia en la región.

Grandi visitó un centro apoyado por el ACNUR en el campamento, el cual ayuda a las mujeres a desarrollar medios de vida tales como la costura y la marroquinería. ACNUR también ha ayudado a desarrollar talleres para capacitar a mecánicos en Maiduguri, y en centros en los Estados de Borno y Yola, con el fin de ayudarles a las personas desplazadas a aprender y aplicar nuevas habilidades.

Él prometió continuar con el apoyo del ACNUR a la asistencia humanitaria y a alentar las intervenciones de desarrollo a largo plazo, las cuales son necesarias para mejorar las vidas de las personas. “Yo estoy aquí para expresar la solidaridad del mundo. Nosotros continuaremos ayudando al gobierno a dar asistencia material”, dijo Grandi, y añadió: “Su futuro no puede estar en un campamento, su futuro estará en casa, en sus aldeas y ciudades”.

Grandi dijo que también serán necesarias intervenciones a gran escala y actividades de desarrollo en la región afectada. “Hago un llamado a los donantes para solicitarles  fondos urgentes tanto para la respuesta humanitaria para ayudar a las personas en necesidad actualmente, como para invertir en sus futuros”, dijo él. “También necesitamos la participación y la experiencia de las instituciones financieras, especialmente del Banco Mundial, el Banco Africano de Desarrollo y las grandes instituciones bilaterales”.

Grandi también escuchó a personas que fueron capturadas y abusadas por Boko Haram, incluyendo a Nancy*, de 26 años, quien fue violada en repetidas ocasiones durante sus dos años en cautiverio. Ella quedó embarazada, pero sufrió un aborto debido a la tortura que recibía. Posteriormente escapó y ahora tiene un bebé de 11 meses, un recuerdo diario de su sufrimiento. Nancy se reunió con su esposo, pero ahora carga cicatrices muy profundas.

“Su futuro no puede estar en un campamento, su futuro estará en casa, en sus aldeas y ciudades”.

El Alto Comisionado también conoció a un niño de 13 años, quien fue incautado por Boko Haram, su padre fu asesinado. El joven escapó y pasó 28 días en el bosque rebuscando comida, antes de ser rescatado por el ejército. Él ahora vive en el campamento con su madre.

El Alto Comisionado inició su visita el 10 de diciembre para difundir la concientización sobre la desesperante situación en Nigeria y los países vecinos en una de las crisis de desplazamiento más graves en África.

Él también uso su visita para hacer un llamado a la comunidad internacional a aumentar su respuesta y hacer más para ayudar a los gobiernos en los cuatro países que llevan la carga. El viernes pasado, en Camerún, él lanzó un llamamiento de $241 millones de dólares de parte de 36 socios para ayudar a cerca de 460.000 personas afectadas en Níger, Chad y Camerún, incluyendo a 183.000 refugiados nigerianos.

Mientras visitaba Níger, donde conoció al Presidente Issoufou Mahamdoui y otros oficiales de alto rango, Grandi elogió a uno de los países más pobres en el mundo, por mantener sus puertas abiertas, garantizando asilo y compartiendo los escasos recursos. “Esto es excepcional… Les aseguro, yo usaré el ejemplo de Nigeria en todo el mundo”, dijo él.

El Alto Comisionado también visitó la turbulenta región de Diffa, la cual ha sido objeto de ataques de Boko Haram por casi dos años. Esta región alberga a una población desplazada superior a las 240.000 personas, incluyendo refugiados nigerianos y comunidades locales.

“Es esencial no solo enfocarse en la crisis actual, sino también ver hacia el futuro, y las necesidades de desarrollo”, dijo él, citando los programas del ACNUR sobre urbanización y energía doméstica en Diffa.

En la Región de Lac Chad, él visitó otro proyecto de fondos de ACNUR, el cual da a los refugiados y locales, los medios para pescar en el cercano Lago Chad. Él citó que es un ejemplo para los donantes de cómo los medios de vida pueden ayudar a que las personas vivan una vida tan normal como sea posible. Más fondos podrían ayudar a que más personas sean autosuficientes y estimularía la golpeada economía.

En Yamena, él se reunió con el Presidente Idriss Deby, y elogió al país por brindar albergue a los refugiados de Nigeria, Sudán y la República Centroafricana. Él también discutió con representantes del Banco Mundial y el Banco Africano de Desarrollo en Chad,  proyectos de desarrollo que tienen por objetivo ayudar a los refugiados y comunidades de acogida.

*Los nombres fueron cambiados por razones de protección.