Tamaño del texto A A A

ACNUR insta a Israel a revisar su política de relocalizaciones forzadas

ACNUR hace este llamado luego de identificar 80 casos de personas reubicadas por Israel que han vuelto a poner en peligro su vida en peligrosos viajes a Europa a través de Libia.

GINEBRA, Suiza, 09 de enero de 2018 (ACNUR) - ACNUR, la Agencia ONU para los Refugiados, insta nuevamente a Israel a poner fin a su política de reubicación forzosa de eritreos y sudaneses en países del África Sub-sahariana. ACNUR hace este llamado luego de identificar 80 casos de personas reubicadas por Israel que han vuelto a poner en peligro su vida en peligrosos viajes a Europa a través de Libia. 

Los 80 casos mencionados son de refugiados o solicitantes de asilo eritreos  entrevistados por personal de ACNUR en Roma. Al no tener otra opción, viajaron varios cientos de kilómetros a través de zonas de conflicto en Sudán del Sur, Sudán y Libia después de ser reubicados por Israel. Durante su travesía enfrentaron abusos, torturas y extorsiones antes de arriesgar su vida una vez más para cruzar el Mediterráneo y llegar a Italia.

Las entrevistas, todas realizadas a hombres adultos, y algunos con familiares que todavía residen en Israel, fueron realizadas entre noviembre de 2015 y diciembre de 2017 en centros de recepción y asentamientos informales en el área metropolitana de Roma. Todos habían ingresado a Israel a través del Sinaí. Todos han denunciado torturas, maltratos y extorsiones antes de llegar a Israel.

La mayoría dice haber sido transferidos desde Israel a un país en África, además de haber recibido un monto de 3.500 dólares. Sin embargo, la situación a su llegada fue muy diferente de lo esperado, con poca o ninguna ayuda más allá del alojamiento de la primera noche. Agregaron sentirse en peligro ya que se sabía que traían dinero consigo.

Algunos entrevistados dijeron que algunas personas que  viajaban con ellos perecieron en la ruta a Libia, donde muchos fueron sometidos a extorsiones, detenciones y otros abusos, incluyendo tortura, y violencia.

Es por esta razón que ACNUR expresa su profunda preocupación sobre los planes de Israel de reubicar forzosamente a eritreos y sudaneses en  países africanos o  detenerlos indefinidamente, como anunciado el 1 de enero de este año. Nos alarman en particular las declaraciones oficiales en las que se informa que estos planes incluirán a familias enteras  y a  aquellos a la espera de que sus solicitudes de asilo sean resueltas, o que solicitantes de asilo podrían ser conducidos  al aeropuerto con sus manos esposadas. En un momento en el que ACNUR y otros socios de la comunidad internacional están realizando evacuaciones de emergencia desde Libia, es altamente preocupante que se lleven a cabo reubicaciones forzadas a países que no ofrecen garantías de protección efectiva.

Actualmente hay unos 27.000 eritreos y unos 7.700 sudaneses en Israel.  Desde que el gobierno de Israel asumió la determinación de la condición de refugiado en 2009, sólo diez eritreos y un sudanés han sido reconocidos como refugiados. Otros 200 sudaneses, todos provenientes de Darfur, recibieron estatuto humanitario en Israel y se anunció que lo mismo se haría con otros 300. Israel no ha recibido a ningún eritreo o sudanés desde mayo de 2016.

ACNUR está dispuesto a trabajar conjuntamente con Israel para encontrar soluciones alternativas para las necesidades de protección de los solicitantes de asilo, de conformidad con los estándares internacionales. Esto incluye procesos de reasentamiento fuera de Israel, como ya ha sucedido en ocasiones anteriores.

 

Para más información sobre el asunto por favor contactar a: