Tamaño del texto A A A

ACNUR lleva ayuda humanitaria al distrito yemení de Mokha, afectado por combates

La siguiente información es un resumen de las declaraciones del portavoz del ACNUR, Matthew Saltmarsh, a quien se pueden atribuir las citas, durante una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones en Ginebra.

GINEBRA, Suiza, 24 de marzo de 2017 (ACNUR) - Tras semanas de intensas negociaciones, ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, ha podido alcanzar el distrito de Mokha, en la occidental provincia yemení de Taizz, donde las hostilidades entre las partes en conflicto han aumentado desde enero.

La intensificación de los combates ha provocado el desplazamiento de más de 48.000 personas desde Taizz durante las últimas seis semanas. El acceso humanitario a Mokha -punto caliente de las hostilidades y una de las zonas más afectadas de la provincia- ha sido especialmente difícil debido a los enfrentamientos y a las restricciones de movimiento impuestas por las partes en conflicto.

Los equipos de ACNUR partieron en misión a Mokha esta semana y el lunes comenzaron con la distribución de ayuda en un área cercana a la línea del frente. Más de 3.416 personas afectadas por el conflicto recibieron ayuda no alimentaria de ACNUR, que incluye colchones, colchonetas, mantas, utensilios de cocina y cubos.

La mayoría de los desplazados por las hostilidades en Taizz han huido a otras partes de la provincia. La ayuda de ACNUR en Mokha se distribuyó entre personas desplazadas desde otras aldeas del distrito.

El personal de ACNUR en el terreno informó que muchas de ellas estaban traumatizadas y vivían en condiciones extremas, sin agua ni sistemas de saneamiento, compartiendo recursos de forma limitada con las comunidades locales de acogida. Los desplazados estaban siendo alojados con familias locales o vivían a la intemperie, sin ninguna protección. Muchos informaron a ACNUR que esta había sido la primera vez que recibían ayuda humanitaria no alimentaria.

Esta última distribución de ayuda complementa las realizadas anteriormente por ACNUR a los recién desplazados por el alza de la violencia en Taizz. Más de 18.151 personas que han resultado desplazadas recientemente en la provincia del Mar Rojo recibieron también la asistencia de ACNUR en las provincias cercanas de Al Hudaydah e Ibb.

Con la situación militar que sigue siendo muy volátil en el frente occidental de Yemen y las hostilidades extendiéndose, ACNUR también se ha asegurado el acceso a otros seis distritos en Taizz y llegará a más de 42.000 personas con asistencia de emergencia en los próximos días en Dhubab, Al Wazi'iyah, Mawza, Al Ma'afer, Maqbanah y Mawiyah.

Por otra parte, en el centro de Yemen, donde 13.900 personas se han visto desplazadas por un reciente estallido de las hostilidades en el distrito de Utmah, en la provincia de Dhamar, ACNUR también ha comenzado a distribuir ayuda a quienes regresan a sus hogares. La distribución de ayuda de ACNUR en Utmah comenzó el miércoles pasado, con objeto de dar asistencia a más de 7.700 personas retornadas.

Cuando se cumplen dos años desde el comienzo del actual conflicto en Yemen, el 11,3% de la población de Yemen ha sido desplazada por la guerra. Hay dos millones de personas desplazadas en todo el país y un millón que ha regresado a sus casas en condiciones precarias.

El 84% de los desplazados lleva en esta situación más de un año, cubriendo a duras penas sus necesidades básicas, incluyendo alimentación y albergue.

A pesar de las nuevas y prolongadas olas de desplazamiento en Yemen, las agencias humanitarias, ACNUR inclusive, continuan sufriendo un déficit considerable de fondos para responder tanto a las necesidades prioritarias como a las emergentes. Hasta la fecha, la operación de ACNUR para atender las necesidades humanitarias urgentes en Yemen es sólo del 10% del total necesario.

Para mayor información: