Tamaño del texto A A A

ACNUR pide que el debate migratorio sobre Ceuta y Melilla no olvide a los refugiados

En 2012 el número total de solicitudes de asilo en España fue de 2.700 mientras que en 2013, la cifra se incrementó a 4.500, siendo los sirios y los malienses los grupos más numerosos.

MADRID, España, 13 de marzo de 2014 (ACNUR/UNHCR) - En el contexto del actual debate migratorio que se está produciendo sobre las fronteras españolas de Ceuta y Melilla,  ACNUR pide que no se deje al margen la cuestión de la protección internacional, teniendo en cuenta que el número de personas que entran por esta frontera sur de Europa huyendo de la guerra, de violaciones de derechos humanos y de la persecución se ha incrementado considerablemente desde hace casi un año.

En 2012 el número total de solicitudes de asilo en España fue de 2.700 mientras que en 2013, la cifra se incrementó a 4.500, siendo los sirios y los malienses los grupos más numerosos. ACNUR tiene constancia de que desde julio de 2013, en torno a 550 refugiados sirios han llegado a Ceuta y Melilla, mayoritariamente familias con niños de corta edad. Asimismo, aproximadamente el 50 por ciento de las personas que entraron a Melilla saltando la valla en las últimas semanas serían malienses, así como ciudadanos de la República Centroafricana, República Democrática del Congo o Costa de Marfil. Se trata de países en conflicto o Estados en los que se siguen produciendo graves violaciones de derechos humanos, sobre los que ACNUR ha emitido recomendaciones en cuanto a los posibles riesgos para la vida o la integridad física en caso de retorno.

A pesar de ello, el número de personas que solicitaron asilo en estas ciudades autónomas en 2013 fue relativamente bajo (41 solicitudes en Melilla y 325 en Ceuta) pero sin duda podría ser más elevado si pedir asilo en Ceuta y Melilla no fuera acompañado de un impedimento de entrada en la península hasta que se resuelve la solicitud. Este proceso puede durar meses o incluso años en los que los solicitantes de asilo permanecen en Centros de Estancia Temporal (CETI) cuya capacidad está actualmente desbordada y que no están concebidos para largas estancias o para la acogida de grupos familiares. Desde 2009 en que se reforma la ley de asilo, esta situación ha desincentivado a muchas personas a pedir protección internacional o incluso propiciado la renuncia a sus solicitudes de asilo para ser trasladados a la península más rápidamente como extranjeros en situación irregular.

En línea con su mandato de velar por los derechos de los solicitantes de asilo y refugiados, la Delegación de ACNUR en España realizó varias misiones a Ceuta y Melilla y compartió con las autoridades competentes una serie de recomendaciones para mejorar el sistema de protección internacional en estas ciudades autónomas, algunas de las cuales ya se están poniendo en marcha. 

“Ofrecemos nuestra experiencia y colaboración a las autoridades para que puedan abordar los importantes retos que sin duda plantea la gestión de las fronteras de Ceuta y Melilla, que son también las fronteras exteriores de la Unión Europea” dijo Francesca Friz-Prguda, Representante de ACNUR en España. “Desde ACNUR hacemos un llamamiento para un debate público, no politizado ni alarmista, que trate de buscar soluciones y de reconciliar la legitimidad del Estado de gestionar sus fronteras con el establecimiento de mecanismos de control sensibles en materia de protección y respetuosos con los derechos fundamentales”, añadió la Representante ofreciendo la contribución de ACNUR a un debate maduro y respetuoso para abordar los flujos mixtos de inmigrantes y refugiados.

España ha sido y sigue siendo un país con una larga tradición de solidaridad con los refugiados y la sociedad civil, a pesar de la crisis económica, ha seguido demostrando su generosidad hacia ellos desde el respeto, la tolerancia y apoyando mediante contribuciones económicas. A su vez España cuenta con un buen sistema de acogida para solicitantes de asilo y con una legislación de protección internacional garantista, que contempla la posibilidad de acoger a refugiados bajo programas de reasentamiento. ACNUR considera que es esencial que estas garantías se lleven a la práctica de forma sistemática en todo el territorio español y que, especialmente, las ciudades de Ceuta y Melilla cuenten con un procedimiento de asilo justo y eficaz.