Tamaño del texto A A A

ACNUR pide que se garantice la seguridad de los civiles en la República Centroafricana

ACNUR está alarmado por los nuevos desplazamientos que se están produciendo en la capital de la República Centroafricana, Bangui.

GINEBRA, Suiza, 29 de agosto de 2013 (ACNUR/UNHCR) – La Agencia de la ONU para los Refugiados está alarmada por los nuevos desplazamientos que se están produciendo en la capital de la República Centroafricana, Bangui, en el marco de los últimos combates en al menos dos zonas de la ciudad. ACNUR hace un llamamiento a las autoridades para que tomen acciones inmediatas para proteger a los civiles de la violencia y permitan a las personas desplazadas regresar a sus hogares.

Durante los últimos diez días se han producido arrestos arbitrarios, detenciones, torturas, extorsiones, atracos a mano armada, violencia física, restricción de movimientos, saqueos y ataques contra civiles que han provocado el desplazamiento de miles de personas. Las más afectadas han sido las que vivían en los barrios de Boy-Rabe y Boeing. Actualmente están buscando refugio en otras zonas de la capital.

Hasta ahora, se ha informado de la muerte de 10 personas. Los nuevos desplazados están siendo alojados en hospitales e iglesias o bien con parientes. Unas 500 personas han encontrado refugio en el Hospital de la Amistad, donde el hacinamiento y las deterioradas condiciones sanitarias constituyen un motivo de preocupación.

“ACNUR está muy preocupado por la seguridad de la población civil, sobre todo la de aquellos que se han visto obligados a huir de sus casas en busca de seguridad. Pedimos urgentemente a las autoridades que usen todos los medios para frenar los ataques contra civiles, restaurar la seguridad y proteger a la población”, declaró Liz Ahua, Vicedirectora de la oficina de ACNUR para África.

“Desde la semana pasada nos estamos enfrentando a una situación de seguridad desconcertante. La gente está abandonando sus casas para huir de la violencia y los abusos”, añadió.

El jueves por la mañana, unas 5.000 o 6.000 personas, entre ellas muchas mujeres y niños, huyeron de la inseguridad y la violencia desde el distrito de Boeing y buscaron refugio en el Aeropuerto Internacional de Bangui, bloqueando la salida de tráfico aéreo y obligando a desviar todos los vuelos a Douala, en Camerún.

En la República Centroafricana ya había más de 206.000 personas desplazadas internas antes de que ocurrieran estos últimos acontecimientos.