Tamaño del texto A A A

ACNUR pide que se mantengan abiertas las fronteras ante la posible salida de refugiados de Sudán del Sur

El ACNUR hace un llamado a todas las partes armadas para que garanticen un paso seguro para las personas que huyen de los enfrentamientos en Sudán del Sur.

GINEBRA, Suiza, 12 de julio de 2016 (ACNUR) - El ACNUR hace un llamado a todas las partes armadas para que garanticen un paso seguro para las personas que huyen de los enfrentamientos iniciados a finales de la semana pasada en Yuba, entre las tropas leales al Presidente Salva Kiir y las del Primer Vicepresidente Riek Machar. ACNUR insta a los países vecinos a que mantengan las fronteras abiertas para quienes buscan asilo.

ACNUR, al igual que el Consejo de Seguridad de la ONU y otras entidades, condena la violencia en Yuba, aunque aprecia el esfuerzo de ambas partes por aplicar un alto el fuego, y espera que éste se mantenga. La Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) ha informado de que los enfrentamientos han provocado el desplazamiento de cerca de 36.000 personas. Desde ACNUR en Yuba se informa una tensa calma durante la noche, sin nuevos desplazamientos de población.

En el interior de Sudán del Sur, más de 7.000 desplazados internos han buscado albergue en las bases de la ONU en Yuba. Proporcionarles comida, cobijo, agua, y servicios higiénicos y sanitarios seguirá suponiendo un reto crucial mientras que las condiciones de seguridad no mejoren.

ACNUR también muestra su preocupación por la situación de cerca de 9.000 refugiados de zonas urbanas que han expresado sus temores sobre la situación de seguridad, así como sobre las dificultades para conseguir comida y agua. Otras instalaciones que acogen a desplazados en distintos puntos del país se encontrarían de momento en calma.

Mientras tanto, algunas fronteras se han visto afectadas, como el cruce entre Uganda y Sudán del Sur, donde se ha reforzado la seguridad en el lado sursudanés. Este hecho ha provocado un descenso significativo de nuevas llegadas a Uganda durante el fin de semana.
Apenas 95 personas cruzaron el sábado, cifra que descendió a 36 el domingo, frente a una media diaria de 167 personas en julio y 171 en junio. ACNUR espera un mayor número de llegadas una vez la frontera se vuelva a abrir.

Aquellos que han conseguido cruzar la frontera han informado de ataques indiscriminados contra civiles, donde los autobuses procedentes de Yuba a Uganda son objeto de asaltos.

En la región de Gambella, en el oeste de Etiopía, ACNUR ha incrementado su monitoreo de la frontera junto a la comisión etíope de refugiados. Kenia, Sudán y otros países vecinos han comenzado los preparativos de emergencia ante la posibilidad de recibir grandes flujos de personas.

No se ha registrado ninguna gran afluencia en la frontera entre Kenia y Sudán del Sur, aunque durante el fin de semana ACNUR recibió a 36 personas procedentes del estado de Ecuatoria Oriental. ACNUR ha reforzado también su labor de monitoreo de fronteras y está pendiente del desarrollo de los acontecimientos.

Mientras tanto, todo el personal de ACNUR en Yuba se encuentra localizado. Se le ha aconsejado permanecer en sitio seguro y evitar cualquier salida al exterior. La situación en Yuba sigue siendo extremadamente tensa. El aeropuerto se encuentra cerrado.