Tamaño del texto A A A

ACNUR pide que se refuerce la protección de refugiados, desplazados y apátridas

ACNUR ha pedido que se refuerce la protección de refugiados, apátridas y desplazados internos para garantizar que puedan disfrutar plenamente de sus derechos humanos.

GINEBRA, Suiza, 3 de octubre de 2013 (ACNUR/UNHCR) – La Agencia de la ONU para los Refugiados ha pedido que se refuerce la protección de refugiados, apátridas y personas desplazadas internas (IDPs por sus siglas en inglés) para garantizar que puedan disfrutar plenamente de sus derechos humanos.

Refiriéndose al orden del día como un reto, Volker Türk, Director de la división de Protección Internacional de ACNUR, propuso metas específicas en su discurso en Ginebra ante el Comité Ejecutivo, que se reúne anualmente para definir las políticas de la Agencia de la ONU para los Refugiados. La protección es la principal responsabilidad de la organización.

“En primer lugar”, dijo Türk, “esto significa que los refugiados, apátridas, desplazados y otras personas de nuestro interés puedan disfrutar de la más amplia gama de derechos humanos y de las libertades fundamentales sin discriminación. Este enfoque debe sustentar todas nuestras interacciones con las personas bajo nuestro amparo”.

“En parte esto implica ofrecer servicios rápidos y de calidad, tales como atención a las víctimas de violencia sexual, asistencia legal y apoyo para retorno voluntario de refugiados o su reasentamiento en terceros países”, declaró.

“También supone intervenir en favor de los refugiados y otras personas de nuestro interés cuando están en riesgo, por ejemplo cuando están detenidas o corren el riesgo de ser devueltas forzosamente”, aseguró Volker Türk. “ACNUR está comprometido a ejercitar su rol de supervisor en relación a los tratados internacionales aplicables”.

“La protección de las personas debe incorporarse en cada aspecto del trabajo de ACNUR”, dijo, “desde los servicios de educación hasta garantizar que los campos estén ubicados lejos de zonas fronterizas inestables y diseñados de forma que las mujeres no tengan que hacer frente a rutas peligrosas para recoger agua”.

“Para ser eficaces necesitamos entender sus necesidades específicas, no como grupos homogéneos sino como individuos con circunstancias específicas, aspiraciones y esperanzas”, declaró. ACNUR implementa este enfoque mediante políticas destinadas a la mejora de la protección de la infancia, la prevención de la violencia sexual y de género y el incremento de la educación.

En su presentación de los objetivos de ACNUR, Volker Türk dijo que la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, la piedra angular de la legislación internacional sobre refugiados, sigue siendo esencial. Pero hay nuevos retos, como unos flujos migratorios más importantes, peligrosas travesías por mar o la trata de seres humanos, que deben igualmente ser solucionados por otros medios, incluyendo la legislación en materia de derechos humanos.

Türk pidió a los delegados de los aproximadamente 80 países que asisten al encuentro que ayudaran a la organización a alcanzar objetivos específicos en el marco de las acciones destinadas a reforzar la protección de los millones de personas bajo la responsabilidad de ACNUR.

ACNUR está particularmente preocupado por el aumento del uso de la detención -a veces también de niños- en algunos países, a veces en condiciones inhumanas o donde la liberación viene condicionada por el abandono del territorio”, explicó.

“¿No podríamos comprometernos colectivamente para garantizar que no haya ningún niño solicitante de asilo detenido de aquí a cinco años?”, dijo Volker Türk en este cuarto día de un encuentro que durará toda la semana.

Para mejorar el procedimiento de determinación del estatuto de refugiado, Türk pidió a los países que asuman una mayor responsabilidad, con el apoyo de ACNUR. El año pasado ACNUR tuvo la responsabilidad única del procedimiento de determinación en casi 50 países.

ACNUR es la agencia internacional responsable de la protección de los refugiados y los apátridas, y es un socio clave en la protección de los desplazados que siguen en sus propios países. El máximo responsable de ACNUR en materia de protección dijo que aunque era importante ayudar a las personas que se encuentran en situación de refugio prolongado para que lleguen a ser más autosuficientes, la meta final de la Agencia de la ONU para los Refugiados es encontrar soluciones a su situación de desplazamiento.

“El principal objetivo de nuestro trabajo para proteger y asistir a los refugiados y desplazados internos es encontrar una solución a su difícil situacion”, dijo. Esto incluye el retorno de refugiados a su país de origen –el objetivo que desea la mayoría- y otras formas de poner fin a su condición de refugiados, como por ejemplo la integración en el país de acogida o el reasentamiento de refugiados en terceros países.

“A finales de 2012 cerca de 6,5 millones de personas, más de la mitad de la población de refugiados bajo el mandato de ACNUR, seguían atrapadas en el exilio desde hacía al menos cinco años. Las situaciones de refugio prolongado se dan en 25 países, y en todas las regiones donde opera ACNUR. También está aumentando el número de situaciones que implican un desplazamiento interno prolongado”, afirmó.

“Trabajemos para reducir el número de refugiados y desplazados en situación prolongada durante los próximos tres años mediante un amplio abanico de soluciones creativas”, dijo Türk.

El oficial de ACNUR también pidió más esfuerzos para acabar con el problema de las personas apátridas, a quienes el hecho de carecer de una nacionalidad puede poner en peligro el ejercicio de sus derechos humanos fundamentales. A pesar de los progresos realizados desde que ACNUR lanzó una campaña hace más de dos años -350.000 apátridas lograron una nacionalidad y 19 Estados se adhirieron a las convenciones internacionales en la materia-, Volker Türk declaró que seguía habiendo retos.

“Es absurdo que en un mundo donde todo puede ser controlado y vigilado, todavía tengamos a unos 10 millones de personas para quienes ningún Estado ha formalizado ningún tipo de vínculo jurídico de nacionalidad”, dijo Türk. “¿No sería un gran logro si en una década la apatridia no fuera más que un vago recuerdo de una época pasada y que nuestro mandato se hubiera vuelto redundante?”.

Según Volker Türk, la protección ofrece una estabilidad indispensable a las personas a las que ACNUR debe ayudar. Pero la Agencia también necesita una acción constante, mejoras y creatividad “para seguir siendo fieles sus principios fundacionales de igualdad y justicia”.

Por Jack Redden en Ginebra, Suiza.

  • Discurso de Volker Türk, Director de la división de Protección Internacional, en la 64ª sesión del Comité Ejecutivo del Programa del Alto Comisionado.